Ir al principio

Blog Oficial de Turismo de Gran Canaria

Risco Caído

Risco Caído, el templo perdido de Gran Canaria

Risco Caído, descubierto en 1996, es una muestra del extraordinario legado arqueológico de Gran Canaria.

Las entrañas de Gran Canaria ocultan lugares llenos de tiempo y misterio. Aquí, en una isla visitada cada año por millones de turistas, se siguen revelando secretos perdidos en las montañas. Uno de los casos más llamativos es el almogarén de Risco Caído, un espacio donde los aborígenes de la Isla llevaban a cabo rituales ligados a los ciclos astronómicos y su simbología sagrada en el seno de la colosal caldera volcánica de Tejeda.


Vista de parte de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria

Vegueta, un paseo por el Nuevo Mundo

El barrio fundacional de Las Palmas de Gran Canaria ofrece historia, cultura, gastronomía y algún enigma.

El paseo por el barrio de Vegueta comienza en un lugar muy concreto y hace ya más de cinco siglos. Al pie del Barranco del Guiniguada se levantaban las gigantescas palmeras que servían de señal para orientar a los barcos que venían a aprovisionar a las tropas españolas desplegadas en este punto desde 1478. Las raíces de aquellas palmeras históricas que se alzaban en un punto de lo que hoy es Vegueta son también las raíces del nombre de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.


Artesana trabajando en su taller

Cerámica artesanal y Gastronomía, un amor que embellece a Gran Canaria

Dicen que una receta no tiene alma, sino que es el chef el que se la da. Pero nadie duda hoy en día de que la vajilla es parte fundamental de la receta: el plato se potencia y logra emocionar con la belleza que le aporta la pieza.

Esta afirmación la comparten críticos y gastrónomos de todo el mundo y, tanto es así, que la Neurociencia se ha encargado de estudiar cómo la forma de la vajilla, su color, su material y su densidad influyen en cómo, qué y cuánto comemos.


Sancocho

El Sancocho, fiel cita con la Semana Santa

Aunque este plato en la actualidad se cocina muy poco a diario, sigue siendo el más típico para el Viernes Santo y una comida de “entullo” sin estacionalidad muy apreciada.

Hasta finales del s.IXX, el pescado en Gran Canaria se tenía que vender a diario y solo se consumía en los pueblos costeros porque no se conocían técnicas de conservación. Sin embargo, a principios del s.XX, comienzan a apreciarse cambios en nuestra gastronomía: nuestro recetario crece con la aparición de la técnica del salazón. En este momento se empieza a tener constancia del sancocho.


Cesta con bizcochos y suspiros de Moya

El dulce lazo que une a Cuba y Gran Canaria

Múltiples son los acontecimientos, hitos y relaciones que unen Gran Canaria con la isla caribeña de Cuba. Sin embargo, uno de los más dulces nos viene a modo de receta y ha logrado perdurar en el tiempo y traspasar fronteras: el bizcocho de Moya.

En este municipio del Norte de Gran Canaria, no solo son famosos los suspiros. Los bizcochos son un dulce popular, cuya receta llegó desde Cuba de la mano de Chá Manuela,  quien se afincó en la Villa y transmitió la receta a dos vecinas: Seña Jacinta y Candelarita Rivero. Con ellas aprendió Amelia Ojeda, quien fundó su fábrica artesanal con un horno de más de 100 años y que los hacía con la ayuda de su hermano Juan Ojeda.


Playa de La Aldea

Toda una vida en La Aldea de Gran Canaria

El mercadillo del primer sábado de cada mes y el centro de visitantes de la micro área marina ‘El Roque’ se suman a los atractivos de La Aldea.

Existe en Gran Canaria un lugar cobijado entre montañas donde parece caber la vida entera. En sus fondos marinos habitan anémonas gigantes y se expande uno de los campos de gorgonias más bellos de Europa. En la superficie, en pleno casco histórico, cada primer sábado de mes es posible comprar aguacates, plátanos o naranjas locales, productos que llevan el sello del sol y la tierra insulares y que saben como sólo puede hacerlo lo auténtico.


Comparsa de Carnaval en la Avenida de la Playa de Las Canteras

Gran Canaria, el Carnaval ya está en casa

El espíritu del Carnaval posee miles de rostros en Gran Canaria y se remonta a una tradición centenaria.

Ana vive en Las Palmas de Gran Canaria. Cada año improvisa un par de disfraces distintos. Pero hay uno que se repite edición tras edición de los carnavales. Ana sale a la calle en plenas fiestas con su pijama, unas zapatillas de andar por casa, un adorable osito de peluche de gastado color azul y una taza de la que cuelgan el hilo y la etiqueta de una infusión de manzanilla. Y esto, señores y señoras, forma parte indisoluble del llamado espíritu del carnaval, especialmente inquieto y revoltoso en la isla de Gran Canaria.


Auditorio Alfredo Kraus, Playa de Las Canteras

Auditorio Alfredo Kraus, la voz del océano

El Auditorio Alfredo Kraus triunfa como icono de Las Palmas de Gran Canaria por su diálogo con el entorno.

Siendo un niño, Juan descubrió la existencia de unos pequeños peces que habitaban los charcos que dejaba la marea baja en la Playa de Las Canteras. Juan Bordes creció, se hizo hombre y escultor de fama, pero aquellos cabosos siguieron nadando en su memoria, lugar del que salieron un día para formar parte de la serie escultórica integrada en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria. Las sirenas de la fachada se inspiran en aquellos recuerdos ensalitrados.


Celebración del WOMAD en Las Palmas de Gran Canaria

Womad, el planeta baila en Gran Canaria

El Festival Womad brinda también la oportunidad de disfrutar de Las Palmas de Gran Canaria y de la isla en su conjunto.

El mundo entero cantará y bailará entre el 10 y 12 de noviembre en el Parque Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria con la celebración del Festival Womad (World of Music, Arts & Dance), cita que congregará a decenas de artistas llegados de puntos tan dispares como Arizona, Jamaica, Nigeria, Cuba, el Reino Unido, Cabo Verde o Madrid.


El relojero Pedro Macías en el barrio de Vegueta

El templo del tiempo en Gran Canaria

El taller del relojero Pedro Macías en el barrio de Vegueta de Las Palmas de Gran Canaria supone un regalo para los sentidos.

De niño había en su casa un precioso reloj de pared de fabricación americana y más de cien años de antigüedad, que es mucho tiempo incluso para un reloj. Cuando se quedaba solo le gustaba manejarlo, escudriñarlo y auscultarlo para escuchar cerquita su latido, aquel tic-tac de corazón metálico. Tanto se enredó entre sus manecillas que finalmente Pedro Macías Falcón se hizo relojero, aprendiendo los trucos del oficio en el taller de un pariente, José Henríquez. Aunque aquello se parecía más bien a un reino mágico de cuerdas, áncoras, suspensiones y minuteros en la tranquilidad de Tenoya. 


Vistas desde la Catedral, en Vegueta

Gran Canaria, el cielo no está tan lejos

Subir a lo alto de la Catedral de Santa Ana, en Las Palmas de Gran Canaria, ofrece una visión panorámica e ilustradora de la ciudad.

Menos de dos minutos bastan para llegar al cielo. Tan sólo hace falta pagar un euro y medio, coger un moderno ascensor durante unos veinte segundos y, a continuación, subir los cincuenta y cuatro escalones que conducen a lo alto de la torre sur de la Catedral de Santa Ana de Las Palmas de Gran Canaria, monumento religioso con el que la ciudad llama a la puerta de las alturas.