El niño prodigio de la Semana Santa de Vegueta

La Semana Santa de Vegueta y de otros puntos de Gran Canaria revela los enormes tesoros culturales y patrimoniales de la Isla.

Todo tiene un origen. El artista que modeló la mayoría de las tallas que se veneran durante la Semana Santa de Las Palmas de Gran Canaria llegó a la ciudad siendo un niño a mediados del siglo XVIII para estudiar dibujo. José Luján Pérez había nacido en la ciudad de Santa María de Guía en el seno de una familia de labradores. Desde muy temprana edad sus manos dibujaban y esculpían con una destreza sorprendente.

Y entre aquellas manos prodigiosas cobraron forma múltiples imágenes religiosas que integran uno de los mayores legados artísticos de la Isla. Durante estos días, las calles del barrio histórico de Vegueta se transforman en un museo al aire libre gracias al carrusel de procesiones y actos organizados por Semana Santa, precisamente sobre el escenario empedrado donde se fundó la ciudad hace ya más de cinco siglos.

Plaza e Iglesia de San Francisco, Las Palmas de Gran Canaria

La Semana Santa de Las Palmas de Gran Canaria y del conjunto de la Isla abre el cofre de su historia, de sus tradiciones y de su patrimonio. Y muestra la riqueza de la cultura insular y la capacidad de sus gentes para contagiar la pasión por la vida. No te quedes sin contemplar el tesoro. Basta con adentrarse en el barrio fundacional de Vegueta cualquier día de aquí al 16 de abril, cuando se celebra el Domingo de Resurrección.

En las procesiones avanzan de la mano siglos de arte y fe. Este año podrás comprobarlo el Jueves Santo con la procesión del Silencio, que parte de la ermita del Espíritu Santo a medianoche, mezclándose así con la magia de la iluminación nocturna de las calles de Vegueta.

Ermita del Espíritu Santo, Vegueta
Plaza del Espíritu Santo, Vegueta

La Semana Santa subraya el misterio y el encanto de Vegueta e invita a descubrir la huella de la Historia, grabado por ejemplo en las espléndidas columnas salomónicas que presiden la fachada del convento de San Francisco de Borja. El aire también parece haberse detenido en la iglesia de Santo Domingo y su plaza. Pero el agua de la fuente continúa fluyendo y confirmando que los segundos, los minutos y las horas siguen pasando apenas sin que nos demos cuenta.

Iglesia y Plaza de Santo Domingo, Vegueta, Las Palmas de Gran Canaria

En Semana Santa también salen del cajón atuendos herederos del pasado, como las mantillas canarias. De hecho, el Viernes Santo, a las 11:00 horas, le toca el turno a la procesión de Las Mantillas, que sale en este caso de la Catedral de Santa Ana, en el mismísimo corazón de Vegueta y donde tendrá lugar también la solemne misa del Domingo de Resurrección. Es tan sólo una de los muchos pasos y actos de inspiración religiosa que se pueden admirar durante estas fechas tanto en la capital como en múltiples puntos de la geografía de Gran Canaria.

Procesión de la Mantilla, en Vegueta
Obispado, Plaza de Santa Ana, Vegueta

La Semana Santa de Las Palmas de Gran Canaria suena a gloria, otro claro eco de la tradición cultural y en este caso musical de la ciudad. El Auditorio Alfredo Kraus, uno de los grandes baluartes de la música en España, alberga el 13 de abril una versión de ‘La Pasión según San Mateo’, una obra compuesta por Bach y considerada por la crítica como la más grande de las Pasiones jamás compuesta. Bach, el océano y la Semana Santa. Sólo podía ocurrir aquí.

Auditorio Alfredo Kraus, Las Canteras