La Rama, la gran danza de Gran Canaria

La fiesta de la Rama de Agaete, en Gran Canaria, permite disfrutar de una tradición centenaria en un paraje espectacular.

Escucha. Así suenan el silencio y la emoción contenida. Minutos antes de las cinco de la madrugada, la luz de plata de una luna creciente se dibujará sobre el mar, mezclándose también con las sombras nocturnas reinantes en las caídas del risco y -en lo alto- en los pinares. En el pueblo de Agaete, un gentío expectante y murmurador aguarda a que suceda algo. ¿Qué es? La respuesta es la Diana, un volador que a las 05.00 horas quebrará la calma para anunciar el inicio del día grande de la fiesta de la Rama de Agaete, en Gran Canaria, como cada cuatro de agosto.

Vista de Agaete desde Tamadaba, en Gran Canaria

El día ha llegado sin que apenas te des cuenta. Ahora es la luz del sol la que comienza a extender su imperio, permitiendo a la vista levantarse sobre la marea humana y recorrer el extraordinario paisaje que sirve de marco a la Rama. Hacia el interior, un valle profundo y fértil colmado de frutales, cafetales y cultivos tropicales. Y toda esta belleza desemboca en un mar donde se sumergen los barrancos con el mismo ímpetu con el que los niños se lanzan al mar desde el dique durante todo el año. Es un buen momento para reponer fuerzas y respirar un aire puro donde se funden las esencias del campo y del océano.


El estallido del volador en un cielo donde ya se adivinan el día y la fiesta es seguido por un vocerío alegre y las embriagadoras melodías de la banda. Es el momento de dejarte envolver por la música y convertirte en un eslabón más de una cadena humana hermanada por las ganas de disfrutar de uno de los acontecimientos festivos más populares y multitudinarios no sólo de Gran Canaria sino del conjunto del archipiélago.

Cartel de las Fiestas de Las Nieves 2017, Agaete. Gran Canaria
Valle de Agaete, en la isla de Gran Canaria

El nombre de la fiesta no es producto del azar. En absoluto. La rama es la protagonista absoluta de la cita. El recorrido comienza sin ellas, a las diez de la mañana, pero no tardarán en aparecer.

Las ramas obtenidas por el Ayuntamiento de Agaete se depositan en el oportunamente llamado Callejón de la Rama, donde podrás coger la tuya y danzar con ella. Porque la Rama es sobre todo movimiento, un ritual que te conecta con la naturaleza y la historia de un lugar inigualable que se convierte por un día en un bosque ambulante habitado también por gigantes, los papagüevos. Y ahora tú formas parte de este feliz bullicio.

Celebración de Fiesta de La Rama, en Agaete, Gran Canaria
Agaete, Gran Canaria

La Rama se mueve. La Rama acaba por un día con cualquier diferencia. Todos los participantes se funden en un único ser de color verde que serpentea rumbo a la costa. Y te sentirás como en casa. “La gente del pueblo es muy hospitalaria y da muy buena acogida a todos lo que vienen a disfrutar de la Rama”, explica la concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Agaete, Isabel del Rosario, que subraya además el carácter “legendario” asociado a la fiesta, ligado según algunas teorías a una tradición de los antiguos pobladores de Gran Canaria.

Celebración de La Rama en Agaete, Gran Canaria
Agaete, Gran Canaria

Abajo, el pueblo mantiene vivas las brasas de la fiesta. En el cielo, los astros mantienen sus rutinas. Ya de noche, a partir de las diez, da comienzo La Retreta. Para la edición de 2017 se ha creado un taller infantil municipal específico para recrear las formas de los antiguos faroles y farolillos, los cuales forman parte del patrimonio histórico de Agaete. Su luz, junto a la de las bengalas, se abrirá paso entre la oscuridad señalando la senda que habrá de seguir la diversión. La luna, impasible, mantendrá una noche más su ciclo creciente.

Agaete, en la isla de Gran Canaria