6. LOS SERVICIOS A LA POBLACIÓN EN EL MEDIO RURAL 

 

Dentro del universo de servicios que pueden prestarse en el mundo rural, cabe una primera distinción, según aquellos coexistan con los que se ofrecen en las zonas urbanas o sean exclusivos del ámbito rural. En relación a aquellos servicios que son comunes al medio urbano y al rural, aunque presenten déficit en este último, señalamos como más característicos los siguientes:

 

q       Los servicios económicos básicos como el suministro de agua y electricidad para uso doméstico.

q       Los servicios sociales básicos como la educación y la sanidad.

q       Los demás servicios sociales (tercera edad, infancia, etc.)

q       Los servicios de transporte.

q       Los servicios de comunicación (correos, teléfono)

q       Los servicios de información.

q       Los comercios.

q       Los servicios culturales, de ocio y deportivos.

 

Por otro lado, existen una serie de servicios que por sus características son exclusivos del mundo rural; entendemos en este conjunto a todos aquellos directamente relacionados con el uso del medio ambiente, el patrimonio y la cultura rural, etc.

 

En la actualidad, cuando avanzamos hacia una economía de servicios y de información, los déficit en la provisión o uso de servicios en las Medianías se convierten en un factor limitante para el sostenimiento de la calidad de vida y las actividades tradicionalmente vinculadas a la tierra. No es de extrañar que una variable explicativa del éxodo rural lo sea el diferencial de servicios básicos que la población percibe en función de su residencia en el medio urbano o en las Medianías. Esta tendencia general obliga a las entidades locales a reflexionar sobre políticas que permitan atenuar los déficit en prestación y calidad de los servicios dirigidos a la población rural.