8. PATRIMONIO CULTURAL

 

Las áreas rurales de Gran Canaria son los espacios donde la cultura tradicional  se ha desvirtuado menos, aglutinando una gran diversidad de elementos patrimoniales que se presentan como un activo esencial para poner en práctica una estrategia de desarrollo.

 

Esta variedad de elementos es amplia pero cada vez más frágil. La falta de atención a los ámbitos rurales y el cambio de modelo económico han propiciado el abandono de los espacios y actividades tradicionales. Este hecho ha desencadenado procesos de deterioro en el patrimonio cultural insular.

 

En la actualidad y proporcionalmente a los elementos culturales presentes en Gran Canaria, se carece de dotaciones presupuestarias que permitan contratar personal, planificar y diseñar proyectos y planes de actuación en materia de patrimonio cultural. En los últimos años, aunque existe una mayor preocupación por la recuperación y conservación del Patrimonio Cultural, ésta únicamente se traduce en intervenciones de recuperación y conservación de elementos puntuales, sin continuidad en el tiempo.

 

Las actuaciones que se suelen realizar por parte de las administraciones suelen ser aisladas y casi siempre como reacción a una agresión o amenaza sobre el elemento cultural.

 

El potencial del patrimonio como activo en el desarrollo rural pasa por su conservación y su adecuada gestión, así como por la necesidad de planificar correctamente su puesta en uso.

 

 

8.1. Recursos culturales en Gran Canaria

Para analizar los recursos culturales de Gran Canaria se ha seguido la clasificación propuesta por la Ley de Conservación del Patrimonio Histórico de Canarias.

 

Bienes de Interés Cultural (BIC)

 

Son aquellos elementos que por sus características requieren un tratamiento especial dentro de las políticas de conservación y gestión del patrimonio. Las categorías establecidas son las siguientes: Monumento, Centro Histórico, Zona Arqueológica, Zona Paleontológica, Sitio Etnológico, Bien Mueble, Conocimientos y Actividades tradicionales. En Gran Canaria hay un total de 132 BIC, mejor representados en ámbitos urbanos que rurales.

 

Patrimonio Etnográfico

 

El Patrimonio Etnográfico se identifica mejor con el ámbito rural que con el urbano y está representado por los bienes muebles e inmuebles, los conocimientos, técnicas y actividades y sus formas de expresión y transmisión, que son testimonio y expresión relevante de la cultura tradicional.

 

Los recogidos por ley son:

 

q       Construcciones y conjuntos resultado de hábitats tradicionales.

q       Edificios y obras de ingeniería.

q       Utensilios, objetos, herramientas de oficios tradicionales.

q       Oficios y habilidades.

q       Tradición oral, folclore y medicina popular.

q       Manifestaciones festivas tradicionales.

q       Deportes tradicionales.

q       Toponimia.

q       Documentación sobre usos y costumbres.

 

Como se puede apreciar es el Patrimonio Etnográfico el que mayor potencial ofrece en cuanto a la variedad de manifestaciones que lo componen. El patrimonio etnográfico de Gran Canaria está siendo inventariado en la actualidad por la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria,  a través de las Cartas Etnográficas de los municipios grancanarios.

 

Entre las categorías de elementos que se reflejan en las Cartas, destacamos las siguientes:

 

q       Elementos relacionados con la agricultura (Molinos, Eras, Hornos de Pan, Lagares e Ingenios)

q       Elementos relacionados con la ganadería (Alpendres, Corrales y Majadas)

q       Elementos relacionados con el transporte (Puentes, Túneles, Caminos y Muelles)

q       Elementos relacionados con el agua (Nacientes, Galerías, Pozos, Cantoneras, Acequias, Estanques, Acueductos, Lavaderos, Caideros y Tomas de agua)

q       Conjunto de interés etnográfico (Explotaciones Singulares, Fincas Agrícolas y Poblados)

q       Paisajes etnográficos.

 

El 52,61% de los elementos etnográficos inventariados se encuentran en estado de deterioro, siendo los municipios de Arucas, Telde y Firgas los que soportan un mayor grado de alteración. Por el contrario, los municipios cuyo patrimonio etnográfico está mejor conservado son Artenara, San Bartolomé de Tirajana y Tejeda.

 

Debido a este generalizado deterioro, la incorporación de las Cartas Etnográficas, tanto en el diagnóstico territorial como en la normativa de los Planes Generales de Ordenación Municipal, puede resultar una herramienta válida en la protección de los elementos etnográficos inventariados.

 

Aunque de carácter intangible, los elementos del patrimonio relacionados con la cultura y sabiduría tradicional, como son los oficios y habilidades, la tradición oral, el folclore, la gastronomía, los juegos y deportes tradicionales, las fiestas, etc., mantienen un fuerte arraigo en la población de la Isla. No obstante, se hace imprescindible articular programas de recuperación y difusión de estas expresiones culturales, porque al igual que los bienes muebles e inmuebles corren el peligro de su olvido y desaparición.

 

La recuperación del patrimonio cultural de Gran Canaria pasa por una mayor coordinación de las administraciones competentes en la conservación y promoción del mismo y por la intervención de la iniciativa privada en la recuperación, mantenimiento y mejora de los elementos patrimoniales a través de fórmulas de gestión económicamente rentables.