Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del sitio
Gran Canaria

Meloneras

Documento sin título
Tu Alojamiento en:

Mapa



Meloneras, la playa del contador a cero

Le ocurre así a la mayoría de la gente. Al poco de llegar a Meloneras te das cuenta que los relojes se duermen. Los únicos que miden el tiempo son los aficionados al footing que vuelan por el Paseo. Son los únicos preocupados por los minutos o las horas. Porque recuentan el tiempo que les lleva recorrer la larga avenida que arranca en el Faro de Maspalomas.

Dos jóvenes charlan animadamente por el paseo de Meloneras
Playa de Meloneras

Van sorteando la música de las terrazas, a la orilla de los spa y los restaurantes junto al océano. Recorren un serpenteante paseo marítimo que va cosiendo la costa hasta una última curva, hasta enseñarte de sopetón la playa de Meloneras.

La pequeña playa al final de este sendero bañado de buen tiempo, preparado para caminar sin prisa.

Meloneras

Así que puede seguir ese estupendo paseo marino hasta llegar a Meloneras, la ´Playa del contador a cero´. Un lugar que tiene la habilidad de conseguir que los nervios se marchen al país de “pon las cosas en perspectiva”.

Y es quizás ese estado optimista lo que mueve hasta allí a gente diversa. Desde aficionados al golf que vuelven a empezar cada día sus mejores 18 hoyos, en el campo que toca la playa. A pequeños barcos de vela que vuelven al puerto cercano de Pasito Blanco, imantados por el buen clima.

Vista del campo Meloneras Golf

Luego hay parejas que vuelven a reencontrarse con una puesta de sol muy particular, que vive en esa parte de Gran Canaria y que merecería ser envasada y enviada como vitaminante a las farmacias de medio planeta.

También verá a familias del norte de la isla que deciden regalarse la mejor sobremesa con vistas al mar, tras la paella marinera que salta de la cocina de los restaurantes.

Una chica en bicicleta en el paseo de Meloneras
Una pareja charla con el Faro de Maspalomas al fondo

Encontrará en definitiva gente distinta pero con una cosa en común. Todos se conjuran allí para no olvidar que mañana de nuevo sale el sol (bueno, al menos en Meloneras seguro que sale).