Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

La Isla

Barrio marinero de San Cristóbal

Si a un vecino de Las Palmas de Gran Canaria lo llevan con los ojos cerrados al barrio marinero de San Cristóbal, al poco adivinará dónde está. Por el olor a pescadito fresco, aspecto característico del lugar, que se mezcla con el sonido hueco de los callaos al chocar unos con otros arrastrados por la marea.

Aunque da igual si el visitante es un viajero o lugareño. Este pequeño rincón puede dejar un recuerdo especial, a pesar de las pegas que pone la costumbre, que impide apreciar percepciones que nos hacen saborear lo auténtico. Pero si lleva sus 5 sentidos alerta, reparará seguro en La Fortaleza de San Pedro, en la orilla del mar. Sobre una formación rocosa que hace de base natural. La fortaleza adorna la costa, el horizonte o ambos a la vez, dependiendo desde dónde se observe. 

El barrio marinero está conformado por un núcleo de casas más o menos uniformes, a pocos metros del mar. Una avenida con su paseo, un puerto que data de 1980 y gente amable. Eso es el barrio de San Cristóbal, que ya cuenta con más de 150 años. Se respira tranquilidad. Se siente la brisa marina. Y se puede probar una buena cena entre los varios restaurantes de un barrio tan particular.

Los marineros que aún quedan allí, los que mejor conocen esta costa, recurren a imágenes antiguas para referirse al lugar. Con ellos, por lo general, es fácil entablar una conversación. Te recuerdan cómo se lanzaba el Chinchorro, el arte de pesca de arrastre tradicional que quedó prohibida. También hablan del “alga de millo”, que los científicos llaman Sargassum vulgare, que abundaba en esta costa y en la zona de Las Canteras. Que cuentan que se comía. Al igual que el cangrejo blanco y los mejillones que se cogían en las rocas que hoy están casi despobladas, con los que se cocinaba una paella que dicen no han vuelto a probar tan sabrosa.

Luego los vecinos, que te cuentan cómo las gaviotas formaban una nube sobre las embarcaciones que llegaban limpiando el pescado, avisando que la faena había sido buena. Por el tamaño de la nube de gaviotas calculaban la buena suerte que traía la embarcación.

El cuadro hoy es diferente, y aunque el lugar sigue siendo una maravilla, los marineros aseguran que dejó de ser el veril que fue para las especies marinas y para sus habitantes. Bajar descalzos a coger lapas o burgaos no es comparable a pescar en alta mar, la práctica común en la actualidad.

Sin embargo, hoy los pescadores del barrio continúan abasteciendo a las mejores pescaderías de la isla. Y siguen allí como siempre las modestas y coloridas embarcaciones de pesca tradicionales, que continúan dando vida a un lugar que siempre fue un enclave estratégico en la ciudad. Hace muchos años lo era desde el punto de vista defensivo. Como muestra queda la Torre de San Pedro, declarada monumento histórico artístico en 1922, conocida popularmente como Castillo de San Cristóbal.

San Cristóbal siguió siendo más tarde un punto referente en la capital, ya por la pesca. Y hoy, también destaca, por su aspecto pintoresco, tradicional y sencillo.

El barrio conserva el sabor de antaño. Su imagen acogedora. La de un punto de la costa de las Palmas de Gran Canaria, algo de espaldas a la ciudad, que sin querer invita al visitante a adentrarse en su universo personal. Un lugar sin fronteras para parar un rato, para respirar, para disfrutar del simple amanecer.



Documento sin título
Cómo llegar en coche

Por la GC-1, desde las Palmas de Gran Canaria hacia el sur, tendremos que salir por San José y hacer un cambio de sentido para tomar una pequeña entrada que encontramos a la derecha, justo detrás de las casas que conforman el barrio marinero de San Cristóbal. Si circulamos por la GC-1 dirección Las Palmas de Gran Canaria, saldríamos de la pista por la misma salida pero evidentemente sin tener que realizar el cambio de sentido.

Una buena forma de llegar desde otros puntos de la capital, es en bicicleta. El carril bici recorre toda la avenida marítima de la ciudad y el paseo es inolvidable.

Documento sin título
Lugares de interés en los alrededores

Recomendable visitar las piscinas naturales de La Laja, por la misma carretera, la GC-1, en dirección al sur.


Edificios de interés

El Torreón de San Pedro Mártir, popularmente conocido como Castillo de San Cristóbal.