Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

La Isla

El Roque, en Moya, guarda la mejor puesta de sol

Atrás queda el ajetreo de la ciudad, el trajín de la carretera. Adentrarse por las callejuelas de El Roque significa ir destapándose, dejar atrás lo superfluo. Tras un corto paseo entre calles estrechas se asoma el mar.

Es uno de los rincones de la isla donde puedes sentir la fuerza del océano, sólo con  escuchar, sin nada que te distraiga. Es inútil poner en palabras la belleza de un atardecer en El Roque, con la espuma blanca rompiendo la roca y el silencio que arrulla la marea.

El Roque es testigo de una época en la que se trabajaba cada pizco de tierra fértil y las casas se construían en lugares imposibles, allí donde no se podía cultivar. Subir hoy por su cuesta empinada es como saltar a otro tiempo, al lugar donde prefieras viajar, mecidos por la historia de un lugar como este, a 320 metros mar adentro.

Para los que marean, no hay peligro, en El Roque no se llega a zarpar del  promontorio basáltico donde se asientan los pies. Yo sólo les invito a pensar que caminan por la cubierta de un viejo bergantín, atracado en puerto. Porque así, sin zarpar, el único susto que se pueden llevar es la interrupción del camarero que aparece con el menú de Locanda, el restaurante al final del camino, con primera fila a las vistas de un cuadro mágico.

El tiempo pasa, nada se mantiene inmutable, el sol sale y se pone cada día. Pero en este pequeño rincón de Gran Canaria siempre encontrarás a alguien capaz de disfrutar, casi en secreto, del placer de lo sencillo.



Documento sin título
Cómo llegar en coche

Tomamos la autovía del Norte GC 2, saliendo desde la capital, hasta la salida GC-207 Pagador-San Felipe. Llegamos a una rotonda y antes de la salida de San Felipe, encontramos a la derecha la entrada, señalada con línea discontinua en la calzada a un parking de tierra. Una vez aparcas puedes adentrarte por cualquiera de la bocacalles en dirección al mar.

Documento sin título
Lugares de interés en el municipio y alrededores

Un paseo por Moya no debe terminar sin conocer los edificios emblemáticos de la villa. Entre ellos cabe destacar la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria y la Casa Museo Tomás Morales. Pero esto es sólo una parte...


También recomendamos:

- Reserva Natural Especial de Los Tilos de Moya
Relicto de laurisilva que cubrió el norte grancanario. Carretera GC-700 Moya-Sta. Mª de Guía.

- Caldera de los Pinos
Cráter de explosión circular que pertenece a las manifestaciones volcánicas más recientes de la isla. Carretera GC-70 Fontanales-Artenara.

- Monumento Natural del Montañón Negro
Volcán que emitió lavas fluidas que se derramaron a favor de la pendiente y originaron un canal de varios metros de ancho. Carretera GC-21 Valleseco-Artenara.

- Reserva Natural Integral del Barranco Oscuro
Pequeño relicto del antiguo bosque de laurisilva que cubría las medianías en su totalidad. Carretera GC-70 Fontanales-Valleseco.

- Reserva Natural Especial de Azuaje
Es uno de los pocos barrancos de Gran Canaria por el que aún discurre el agua. Carretera GC-350 Moya-Firgas.

Edificios de interés

- Iglesia de Nuestra Sra. de Candelaria
En su interior se conservan piezas artísticas de gran valor histórico, unas de notable antigüedad y otras de reciente adquisición. Plaza de La Candelaria, s/n.

- Heredad de Aguas de Moya
Magnífica pieza de singular belleza. No se puede visitar el interior. En la zona central de su fachada destacan 6 columnas neoclásicas pareadas. C/. León y Castillo, 5

- Casa-Museo Tomás Morales
Museo integrado por objetos y recuerdos estrechamente vinculados al autor y de naturaleza variada, partiendo del legado del poeta. Plaza de Tomás Morales, s/n.

- La Ermita de San Bartolomé de Fontanales
En su interior podemos encontrar la imagen de San Bartolomé, atribuida al escultor guiense Luján Pérez.