Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

La Isla

El viejo bosque aún te habla en Osorio

La Finca de Osorio se despierta preparada para regalar rincones donde huir del ruido. No te darán los dedos de las manos para contar sus esquinas. Sus múltiples recovecos, que se esconden trenzando su bosquecillo de Laurisilva, la senda de los castaños, los robles, los huertos. Los caminos que se cruzan y se adentran en la vegetación y hasta un manantial que brota con más o menos intensidad, dependiendo de la época del año. También es agradable divisar las plantaciones de papas y de millo que se abren en las llanuras.

Son sólo alguna de las maravillas que se te irán asomando al paso. Últimos testigos de uno de los bosques más importantes de la isla, el mítico Parque Rural de Doramas.

En Osorio pueden fluir sueños, ideas, puedes reconocer aspectos de nuestro pasado. Un lugar mágico que guarda a buen recaudo un cierto orden, su delicado equilibrio, que no atenta contra lo natural, sino todo lo contrario.

Su propia belleza brota por todas partes. Un buen ejemplo de cómo se puede guiar e interactuar con la naturaleza sin interferir más de la cuenta. Es curioso ver cómo, en los últimos años y tras varios programas de reforestación arbórea, la flora autóctona sigue naciendo en los suelos de la finca, sobretodo la Laurisilva, aunque también los mocanes, acebuches y granadillos. Hoy en día las especies locales conviven con especies importadas y dotan al lugar de una belleza variada y poco habitual.

Merece la pena pasear por la finca cuando la tarde va cayendo y se cuelan los últimos rayos, pintando el paisaje de colores raros, dando matices a cada elemento.

Es probable que las imágenes queden en tu retina, y no se despeguen y no caduquen y aunque se duerman en tu cabeza no desaparezcan. Y cuando menos lo esperes, en cualquier otro lugar, llegue a visitarte aquel matiz, aquel olor de Osorio, rincón de Teror, en Gran Canaria. Imágenes que recobrarán vida, apareciendo sin avisar como lo sigue haciendo la Laurisilva.  ¡Ya lo verás!

 



Documento sin título
Cómo llegar en coche

Desde la capital, Las Palmas de Gran Canaria, vamos por la carretera general del Norte GC-2 hasta encontrar la desviación a Arucas GC-20. Recorremos el tramo siguiendo esta carretera dirección Teror. Antes de llegar encontramos una señal que indica” La Guanchía”, y en este tramo encontraremos a nuestra izquierda la puerta principal de la Finca de Osorio, una puerta rejada alta de dos hojas.

Documento sin título
- La Basílica de Nuestra señora del Pino
Constituye el edificio más importante de la Villa Mariana de Teror, y uno de los lugares más relevantes de la Isla, puesto que en su interior se encuentra la imagen de Nuestra Señora la Virgen del Pino, Patrona de la Villa Mariana de Teror y de la Diócesis de Canarias.

- Casa Museo de los Patronos de la Virgen
Una vivienda histórica, ubicada en el entorno de la basílica. Su origen se remonta al siglo XVII y pertenece al mayorazgo de la familia Manrique de Lara.

- Monasterio del Císter
. El edificio está concebido en función monacal de clausura rigurosa. Está compuesto de tres cuerpos principales: la iglesia, el convento, y hospedería. Actualmente esta comunidad, es muy conocida por la elaboración de dulces artesanos.

- El Mercadillo de Teror: Mercadillo Dominical
El Mercadillo que se celebra en pleno centro de Teror es uno de los más concurridos y de mayor envergadura comercial de toda Gran Canaria.

- La Fuente Agria
Constituye la principal fuente de ingresos del Ayuntamiento de Teror. Está situada en el barranco de Teror, y se compone de tres grandes manantiales.

¿Quiere visitar La Finca de Osorio?
Obtenga el permiso mediante este formulario web. Su solicitud ha de ser realizada por favor con 3 días de antelación a la fecha de la visita, y será resuelta según orden de entrada hasta cubrir plazas. El permiso será comunicado por correo electrónico al interesado/a. El espacio admite sólo un cupo restringido de visitas diarias, a fin de proteger el medio. ¡Muchas gracias!