Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

La Isla

Sardina del norte, tu playa de puertas abiertas

Hoy vamos a contarle una historia antigua. La historia de un puertito, y de una pequeña gran playa del norte.

Además de los puertos principales, la isla de Gran Canaria siempre contó con puertos menores, como el de Sardina del Norte, en el municipio de Gáldar. Un puerto menor en tamaño, pero enclavado en un lugar de gran belleza.

Sardina fue una de las múltiples puertas de la isla por las que antaño se canalizaba la producción agrícola. También servía de entrada para otros productos. Su puertito aún conserva el encanto y los dotes aportados por la naturaleza. Y el regusto de haber sido cobijo de innumerables barcos en distintos momentos de la historia.

Dos etapas fueron relevantes para esta bahía de Sardina del Norte. Una, durante el siglo XV y primera mitad del siglo XVI que coincidirá con la fase de lucha por la conquista de la isla y la primera media centuria de colonización. La segunda, el siglo XIX, otro momento de verdadera importancia para el puerto.

La ubicación de Sardina del Norte era considerada estratégica para los conquistadores. Por estar frente a Gáldar, en aquel tiempo sede de los guanartemes de la isla, lo que les hizo pensar que sería la puerta oportuna para alcanzar el centro político de la Gran Canaria prehispánica.

Poco después de la Conquista, el Puerto de Sardina mantiene parte de su importancia por el comercio de azúcar, relevancia que decrece desde la segunda mitad del siglo XVI por la consolidación del puerto de Las Isletas (actual Puerto de la Luz) como principal puerto de la isla,  y también por el decaimiento de la industria azucarera de Gran Canaria.

El paso del tiempo no le ha retirado a esta bahía su poder de seducción. Un encanto que luce hoy, con su veteranía y calma, como playa de pescadores, tranquila y peculiar.

No es de extrañar que abunde la flora y fauna marina en esta zona. Los tonos azules verdosos de sus aguas la han convertido en uno de los lugares más valorados por los amantes del buceo deportivo. En sus fondos habitan pulpos, langostas canarias, holoturias y caballitos de mar. En el arenal surgen pejesapos, mantelinas, gallos de San Pedro y angelotes.

Hoy, Sardina del Norte atrae, ya no a barcos conquistadores, sino a bañistas y viajeros conquistados por su encanto y su tranquilidad. Continuando por el paseo y dejando el dique de tetrápodos a tu izquierda, llegarás a una calita de callaos, presidida por El Roquete, vivienda excavada en la roca, evocación de los asentamientos aborígenes hasta la llegada de los castellanos.

Aún podría continuar caminando, en fase de marea baja y bordear las rocas hasta llegar a ver una cavidad horadada en la roca, desde donde los más jóvenes, que conocen el lugar, saltan al Atlántico.





Documento sin título
Cómo llegar

Si se acerca a Sardina desde la capital, puede tomar la carretera del norte desde Las Palmas de Gran Canaria hacia Agaete, GC-2. Esta autovía tiene una salida a unos 18 kilómetros que indica la desviación a Gáldar. Al final de este carril de desaceleración existe una rotonda en la que una de sus salidas ya le lleva hasta Sardina del Norte.

Documento sin título
Qué visitar

- El Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada: se encuentra en la ciudad de Gáldar, al noroeste de la isla de Gran Canaria. La cueva que da nombre al parque arqueológico, descubierta en el siglo XIX, es un magnífico ejemplo de las representaciones artísticas de los antiguos aborígenes de Gran Canaria. (en Gáldar . Calle Audiencia, 2).

- Museo de Néstor Álamo: ejemplo de las típicas casas tradicionales canarias de carácter señorial, se accede a la casa-museo a través de un zaguán que conduce al patio descubierto.
A su alrededor se reparten las distintas habitaciones, ahora salas del museo con dependencias que reproducen la vivienda de Néstor Álamo y distintas dependencias dedicadas a la Historia de la Música de Canarias. (Situado en el vecino municipio de Guía. Calle San José, 7).

- Casa Museo Antonio Padrón: inaugurado en 1971, el museo está situado en el que fuera estudio del pintor, en su ciudad natal, Gáldar. Se trata de un pabellón de estilo regionalista que forma parte de un conjunto arquitectónico más amplio que también contempla el jardín y la casa familiar. (Gáldar. Calle Capitán Quesada, 3).

- El faro de Punta Sardina: situado en el barrio de Sardina del Norte, municipio de Gáldar. Se encarga de balizar para la navegación marítima las costas del noroeste de la isla, en la franja de litoral que abarca toda la zona norte hasta el faro de La Isleta, al este, y la punta de La Aldea, ubicada al suroeste.