Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

La Isla

Fiestas y celebraciones

De entre las fiestas que se celebran en Mogán, cabe destacar las dedicadas a San Antonio El Chico y El Grande. Las fiestas de San Antonio El Chico se celebran el 13 de junio, día de San Antonio de Padua, patrón del municipio. Un festival de folklore en el que se dan cita numerosos grupos folklóricos de esta y de otras islas, así como una romería tradicional, en la que participan todos los lugareños, con ofrendas de frutas y productos típicos al santo, dan la bienvenida a la fiesta, para luego continuar durante toda la semana, con actos y muestras culturales, culminando dichas fiestas, con la procesión de San Antonio, por las calles del pueblo y el tradicional Canto de los Pajaritos.

La festividad de San Antonio El Grande se celebra el primer domingo de Agosto y tiene su origen en una promesa colectiva tras una plaga de langosta, que asoló los cultivos del municipio. En Arguineguín y Puerto de Mogán tienen una gran relevancia las Fiestas del Carmen, en el mes de julio, en las que los lugareños pasean en barco la imagen de la virgen entre uno y otro punto de la geografía costera del municipio, seguida por multitud de embarcaciones en procesión y engalanadas para la ocasión.

Historia

La ocupación aborigen en el municipio de Mogán se asentó, en sus inicios, en las terrazas de sus barrancos, así como en las zonas costeras. Así, se encontraron pequeños poblados en el valle de Veneguera, en la cuenca de Mogán, donde eran más numerosos y en los valles colindantes: Taurito, Tauro y Puerto Rico.

Tras la conquista y con la llegada de los nuevos pobladores a Gran Canaria, se procedió al repartimiento de las tierras y aguas, que existían en la isla. De este modo, el que hoy es el municipio de Mogán, se incluía en el distrito de Telde, ya que esta zona geográfica  alcanzaba hasta el límite sur del Valle de La Aldea. Las tierras correspondientes a este municipio se caracterizaban por la falta de agua, por la incomunicación y el alejamiento de los principales centros económicos y poblacionales de la Isla. Esto provocó que Mogán y los valles anexos no fueran zonas preferenciales en los repartos, por lo que sólo se ocuparon los cursos medios de los barrancos de Tasarte, Veneguera y Mogán.

La costa quedó despoblada por el miedo a los continuos ataques de los barcos piratas. Avanzado el siglo XVIII, Mogán dependía jurisdiccionalmente de otros municipios, como eran Agüimes, San Bartolomé de Tirajana y Tejeda, situación que hacía difícil la configuración de una identidad propia. A esto hay que unirle el conflicto que surgió en la segunda mitad del siglo XVII entre agricultores y ganaderos por el uso de las tierras, lo que hacía más complicado el desarrollo económico de Mogán.

En 1815, Mogán, con la ayuda del obispo Verdugo, consiguió ser nuevo distrito parroquial, lo que le permitió independizarse como municipio. A finales del siglo XIX, el joven municipio de Mogán entró en una crisis, al igual que toda la isla, debido a los siguientes factores: la quiebra del campo, descompensada presión fiscal, descontrol administrativo local e imposibilidad de liquidar las deudas que los campesinos tenían con los prestamistas locales. Pero esta situación empezó a mejorar cuando una casa inglesa, implanta por primera vez, cultivos de tomates y plátanos, trayendo la esperanza y nuevos sistemas de cultivos, que caracterizaría la economía del siglo XX.

Geografía

Mogán está situado en el suroeste de Gran Canaria, a 93 kilómetros de distancia de la capital de la Isla. Su superficie es de 172,44 kilómetros cuadrados, lo que le convierte en el segundo municipio más extenso de la isla. Se sitúa a 22 metros sobre el nivel del mar, hasta alcanzar cotas más altas en el interior del municipio, en la Montaña de Sándara (1.583 metros).

Limita por la zona oriental con el municipio de San Bartolomé de Tirajana, siguiendo el curso del Barranco de Arguineguín desde el Embalse de Soria. Por el norte linda con Tejeda y desciende, por la zona occidental, por el Barranco de Los Secos hasta el municipio de La Aldea. La zona costera de Mogán es eminentemente acantilada, pero en ella se incluyen también varias playas, coincidentes con la desembocadura de los barrancos de este municipio.

Es un área de volcanismo antiguo formado por rocas basálticas. El relieve de Mogán se caracteriza por amplias rampas en las que se intercalan profundos barrancos que nacen en el interior de la Isla y se extienden hasta el mar. Los más espectaculares son los Barrancos de Veneguera y Mogán, donde se sitúa la capital del municipio, y donde se pueden apreciar los paisajes de mayor belleza.

El clima permanentemente soleado en Mogán, determina su aridez en el interior del municipio. Este mismo clima en el litoral, convierte al municipio, en uno de los lugares ideales para la recuperación de enfermos reumáticos o de dolencias similares, según la Organización Mundial de la Salud. Las precipitaciones son escasas, aunque en invierno, es frecuente encontrar en las zonas altas del municipio, riachuelos y espectaculares saltos de agua. De ahí que Mogán disponga de la presa más grande de la Isla: la Presa de Soria.

Su vegetación se conforma, principalmente, por cardonales y tabaibales, plantas endémicas de la Isla, aunque el municipio también posee verdes cumbres, con una importante masa de pinar canario, oasis de palmeras y árboles de frutas exóticas.

Economía

A finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, el valle de Mogán basaba su economía en la agricultura, la cual se complementaba con otras actividades, como la ganadera, forestales y la recolección de cochinilla, caracterizándose por ser una economía cerrada y de subsistencia.

En el siglo XX, la agricultura y la pesca continúan siendo las principales bases económicas del municipio, aunque se ven complementadas con la actividad turística, de origen más reciente en el sur de la Isla. Las fértiles tierras de Mogán producen una gran variedad de frutos tropicales como el aguacate, el mango, la papaya, el guayabo o la chirimoya. Estos cultivos han ido ganando terreno a los tradicionales productos insulares de exportación (tomate y plátano), en la zona de Veneguera.

En el Puerto de Mogán la actividad principal es la pesca, que en su mayoría abastece a los restaurantes de la zona. Las capturas de marlín, tiburón y túnidos, son reconocidas en toda la Isla.

Por último, y por ser la actividad más reciente, Mogán se caracteriza por su oferta de servicios turísticos. Una importante infraestructura con hoteles y apartamentos de varias categorías, centros comerciales, playas y puertos deportivos, así como una amplia oferta de ocio, han convertido a este lugar, en uno de los municipios con mayor actividad hotelera y de restauración.