Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

La Isla

Fiestas y celebraciones

Moya posee un importante calendario festivo en el que destaca la Romería en Honor a San Antonio, que se celebra el sábado más cercano al 13 de junio.

Otra de las celebraciones populares del municipio es la Fiesta de la Virgen de Candelaria, patrona de la Villa de Moya, que tiene lugar el 2 de febrero.

En Fontanales, sus habitantes también celebran las Fiestas en Honor a San Bartolomé Apóstol, santo que es invocado para la protección de los campos. Desde el siglo XVII, Fontanales recuerda esta festividad con la reunión de romeros llegados desde todas partes de la isla cada 24 de agosto.

San Judas Tadeo, copatrono de la villa, se celebra en octubre.

Historia

Tras la conquista de Gran Canaria a finales del sigo XV, en la Isla comenzó un desarrollo importante de las actividades económicas relacionadas con la agricultura y en especial de los cultivos de exportación como la caña de azúcar. Las consecuencias de este impulso económico fueron entre otras, la creación de núcleos urbanos de nueva planta como la Villa de Moya.

El poblamiento de la Villa, principalmente por agricultores, se produjo en torno a la primitiva ermita en honor a Nuestra Señora de Candelaria.

A mediados del siglo XVII se produce un incremento de población en las zonas de medianía debido a un nuevo resurgir del cultivo de la caña de azúcar. Es en esta época cuando surgen los principales núcleos de la Villa como Fontanales, Barranco del Pinar, Trujillo, Los Dragos o El Laurel.

La calidad de las tierras, que posibilita una buena producción agrícola, genera un incremento del comercio en el municipio, tanto en el mercado grancanario como en el tinerfeño, al ser el Norte una buen zona de contacto con esa Isla. Así, Moya se caracteriza por ser uno de los núcleos de población que más crece en el Norte en esta época, por el dinamismo de su economía de base agraria.

Ya, entonces, en el siglo XVIII, Moya dispone de una población asentada mayoritariamente en las medianías, zona donde el desarrollo agrícola y ganadero eran de suma importancia. Durante el siglo XIX, la ocupación de habitantes se extiende también al bosque de Doramas, lo que significó su desaparición como entorno natural.

Geografía

La Villa  de Moya está situada en el Norte grancanario y su territorio se extiende en una superficie de 31.87 kilómetros cuadrados, estando su casco urbano a unos 490 metros de altitud sobre el nivel del mar. En su extremo meridional se acerca a las cumbres de la isla, en la zona de los Moriscos, a 1.771 metros de altura, donde linda con los municipios de Gáldar, Valleseco, Artenara y Tejeda.

Moya linda al oeste con el municipio de Santa María de Guía a través de un barranco que adopta diversos nombres según se desarrolla su cuenca. Así, se unen las zonas denominadas "Los Propios" y "Barranco del Laurel", para dar lugar al Barranco de Moya. Y por el este, está delimitado por el Barranco de Azuaje que proviene de Valleseco y continua por Firgas hasta llegar a Arucas. Entre estos barrancos y una serie de lomos que descienden hacia la costa, aparece Moya, un espacio accidentado y cortado por profundos tajos.

En las cumbres de Moya se localizan dos de los últimos volcanes grancanarios: El Montañón Negro y la Caldera de Los Pinos. Ambos se encontraban en erupción hace algo más de 3.000 años. Los vientos alisios determinan claramente las características climáticas del municipio:desde las lluvias regulares en medianías y cumbres, hasta la aridez de la zona costera.

Estas condiciones climáticas han determinado que la Villa de Moya ofrezca una extensa superficie de monteverde como la Selva de Doramas, donde actualmente perviven Los Tiles. Ya en las cumbres encontramos amplias zonas de pinos. En general, Moya es un municipio en el que predominan cultivos de regadío en la zona baja, como plataneras, y cultivos de subsistencia en medianías y zona alta.

Economía

La Villa de Moya se ha caracterizado por ser uno de los municipios de la isla de Gran Canaria  con mayor tradición agrícola y ganadera.

En la zona costera, principalmente en Cabo Verde y los Dragos predomina la agricultura intensiva dedicada a la exportación con  unas 60 hectáreas de plataneras.

En la zona de medianías predominan los cultivos de subsistencia y de abastecimiento del mercado interior en régimen intensivo. El cultivo predominante es el de la papa, con 79 hectáreas, alternando parcelas con millo, judías, calabacines, zanahorias, lechugas, etc. También existen unas 90 hectáreas de frutales, principalmente limoreros y naranjos. En la zona alta del munipio (San Fernando y Fontanales) se practica una agriculturra de secano con predominio de la papa y cereales.

La actividad ganadera de este municipio se centra en la estabulación de ganado vacuno y caprino, siendo la parte alta, la zona ganadera por antonomasia.

Actualmente se ha apreciado un descenso general en las actividades agrarias, tras el abandono de buena parte de las tierras de cultivo, sin embargo, la economía de Moya sigue conservando su base agrícola - ganadera.

Por lo que al sector quesero se refiere, éste se está potenciando, contando actualmente con 24 miniqueserías con gran variedad de quesos.

La economía, a su vez, ha sido complementada con pequeñas industrias como la de los tradicionales y típicos suspiros y bizcochos de Moya con su masa horneada por segunda vez y su lustre de un sabor tan dulce.