Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

La Isla

Fiestas y celebraciones

El fruto más característico de Tejeda da nombre a sus principales fiestas: Las Fiestas del Almendro en Flor. Estas celebraciones, que tienen lugar durante las dos primeras semanas del mes de febrero, fueron organizadas en sus orígenes por los jóvenes del municipio, celebrándose su primera edición en 1970.

Creadas como una manera de conservar y difundir aspectos de la cultura y la tradición propias del municipio y de la isla, en ellas se da cita lo más representativo del folklore canario: la música tradicional, el baile, artesanía, los deportes autóctonos, ferias de ganado y agrarias y una demostración de faenas típicas que hacen las delicias de Tejedenses y visitantes.

Las Fiestas en honor a la Virgen del Socorro se celebran a partir de la segunda semana de septiembre. Son las Fiestas Patronales de Tejeda, ya que la imagen de esta virgen se venera en el templo parroquial de la localidad, al que da nombre. El día grande se realiza una procesión, así como las ofrendas a la Virgen, donde los barrios se acercan a su patrona con los productos de la tierra.

Historia

Una vez finalizado el período de las monarquías con los guanartematos, en la isla se instauró un sistema feudal que la dividió en diferentes "estados", al frente de cada uno de los cuales se encontraba un caudillo. Tejeda se encontraba gobernada por Texeda, de donde se cree que proviene su nombre.

Por esta razón, nos podemos encontrar en el Roque Bentayga, monumento natural de Tejeda, con diferentes yacimientos arqueológicos, entre los que se cuenta un Almogarén. Todos estos vestigios permiten pensar que antes de la conquista esta zona aglutinó a una población numerosa.

Los conquistadores de Gran Canaria, tras llegar a esta zona interior de la Isla, iniciaron el repartimiento de tierras y aguas. Tras finalizar el proceso de conquista, a mediados del siglo XVIII, en Tejeda ya se superó la cifra de un millar de habitantes. Sin embargo, la zona de Tejeda estaba lejos y mal comunicada con respecto a los centros administrativos y económicos, por lo que vivir en esta zona presentaba ciertos inconvenientes. Así, a principios del siglo XVII, la lejanía obligó a dotar a Tejeda de un cura propio, y convertir la ermita en Parroquia nuclear de una gran parte de la zona occidental; de las cumbres y medianías de Gran Canaria.

Durante los siglos XVI y XVII la base económica de esta zona se sustentaba sobre tres pilares, la agricultura, en la que destacaban los cultivos de trigo, maíz y la papa, la ganadería, con el ganado ovino y caprino y la explotación del bosque. Gracias a la riqueza hidráulica que presentaba esta zona, la masa forestal era importante, por lo que parte de las tierras de esta comarca permanecía aún en manos de la Corona.

En los siglos XVIII y XIX se llevan a cabo roturaciones ilegales. Esto es consecuencia de la necesidad cada vez mayor de conseguir terrenos de cultivo debido, principalmente, a un aumento de la población.

Geografía

El municipio de Tejeda se encuentra asentado en el sector centro-oriental de Gran Canaria, con una superficie de aproximadamente 104 kilómetros cuadrados y a una altitud de 1.050 metros sobre el nivel del mar en el casco, registrando la altitud máxima de la isla, con 1.949 m de altura en el Pico de las Nieves.

La distancia que le separa de la capital de la Isla, Las Palmas de Gran Canaria, es de 43,7 Kilómetros. Ésta es la ruta más empleada para llegar al municipio. Sin embargo, si se desea acceder a Tejeda desde la zona Sur es posible hacerlo, atravesando la zona de Fataga, aunque el trayecto es un poco más largo.

Desde casi todos los puntos del municipio de Tejeda, ya que está situada en el centro de la Isla, se pueden contemplar los símbolos geológicos de la isla: el Roque Nublo (1.813 m), y el Roque Bentayga, centro de actividad religiosa en la época prehispánica. Estas cumbres coronan la gran depresión geográfica de Tejeda, surgida de una inmensa caldera de hundimiento, labrada por las aguas e inundada por volcanes. Sobre Tejeda se levanta una montaña coronada por diversos roques, además de los ya citados anteriormente.

El entorno natural de Tejeda cuenta con extensiones de pino canario, que actualmente comparten espacio con los vestigios de la que fue una enorme colonia de almendros.

Tejeda

A finales del siglo XIX,  tras la desamortización de tierras del clero regular y secular, en Tejeda se favoreció el aumento de las tierras para cultivar. Los cultivos de secano fueron los de mayor extensión, como el cultivo del cereal y de árboles frutales de secano, como es el caso de los almendros que, desde esta época, comienzan a adquirir gran importancia en el municipio.

Aunque la agricultura sigue siendo un sector importante en la base económica del municipio, actualmente es el sector terciario el que ocupa a la mayoría de los habitantes de Tejeda.

La agricultura de Tejeda es rica en productos de secano, como las papas, frutas, cereales, legumbres, almendras, y plantas forrajeras. Existen también extensiones de terreno donde se producen productos de regadío, como las hortalizas y frutales.

Tejeda dedica también parte de su economía a la cría y engorde de vacas y cerdos, así como a la industria artesanal de productos alimenticios, sobre todo la que se refiere a la elaboración de dulces típicos con almendras como ingrediente principal.