Gran Canaria
El tiempo hoy sol Oops, an error occurred! Code: 20171215213654278e1817 Oops, an error occurred! Code: 20171215213654970d1c69
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Oops, an error occurred! Code: 20171215213654bac9e64c
Gran Canaria

Multimedia

Oops, an error occurred! Code: 2017121521365491f6cd30

Podcasts

 

 

Casco Histórico de Teror

Nuestra visita histórica por el casco antiguo de Teror durará aproximadamente una hora y cuarto. Le indico, para su información, que todos los domingos, en el casco histórico de Teror se celebra un mercadillo…

de gran popularidad de la Isla. Este día, la visita puede resultarle aún más ilustrativa de las tradiciones canarias.

Antes de iniciar nuestro recorrido por Teror me gustaría introducirle brevemente en la historia de este popular municipio de Gran Canaria

Historia de lugar: El origen del núcleo de Teror es anterior a la Conquista de la Isla por parte de la Corona de Castilla en el s. XV. Su nombre, de hecho, deriva del topónimo aborigen Aterura, Therore, Terori, del que se desconoce su significado.

Su historia y desarrollo ha estado ligada a la aparición de la imagen de la Virgen del Pino y la existencia de la primera ermita en el año 1.514.

El suceso milagroso de la aparición de la Virgen del Pino en Teror se remonta a finales del siglo XV, aunque no es hasta casi dos siglos después cuando se encuentran escritos que hacen referencia a esta devota tradición.

En el siglo XVIII, el franciscano fray Diego Henríquez escribe un manuscrito terorense en el que detalla brevemente el milagro de Nuestra Señora de la Virgen del Pino. En este documento, el religioso cuenta cómo el Capitán General Pedro de Vera, tras la conquista de las Islas, anda por los campos de Gran Canaria repartiendo tierras, aguas y cobijos a los conquistadores y soldados. En su recorrido, guiado por algunos habitantes de la zona, llega al término de Teror y allí le cuentan de la existencia de un gran árbol que contenía una rara maravilla. En las ramas de aquel curioso árbol se vislumbraba una estrella muy resplandeciente que nadie había podido alcanzar.

Cuando el Capitán General se acercó a aquella maravilla de la Naturaleza, que resultaba ser un pino de gran porte, vio en medio de sus gruesas ramas una imagen perfecta y bien tallada de una Virgen, con su hijo en brazos. Los conquistadores no daban crédito a lo que veían sus ojos y veneraron a la imagen que allí se erguía, en pie, sobre una piedra llana a modo de laja.

A su regreso, los conquistadores transmitieron su descubrimiento al Obispo Juan de Frías, que partió hacia el lugar en donde se localizaba este hallazgo milagroso. Al llegar y levantar los ojos hacia el pino, el Obispo vio resplandecer a la Virgen tallada en el tronco del árbol. Dicen los manuscritos que el Obispo se arrodilló ante ella y la adoró con devoción dando gracias al Señor.

Desde entonces, la villa es el centro de peregrinación de la Isla. El gran día de este municipio es el 8 de septiembre, festividad de la Virgen del Pino. La víspera llegan de todos los puntos de Gran Canaria peregrinos para participar en la gran romería en honor de la patrona. Un acto multitudinario en el que la ofrenda de los productos locales a la imagen por parte de numerosos grupos folclóricos y personas vestidas de típicos rememoran el pasado agrícola de la isla.

En torno al templo, construido junto al pino donde tuvo lugar la aparición de la talla, se desarrolló el núcleo urbano en el que no faltan muestras de la arquitectura señorial y palacios propiedad de la burguesía terrateniente de la isla.

Teror no fue elegido por los conquistadores para el establecimiento de las explotaciones agrícolas que marcaron la historia económica del Archipiélago –la caña de azúcar, la cochinilla, la vid...-, pero tiene en el sector primario la base de su subsistencia. La introducción en el XVII y XVIII de nuevos cultivos como la papa o el millo supuso para el municipio un importante impulso económico que originó, igualmente, un crecimiento de su tasa demográfica y de su peso político en la Isla, convirtiéndose en el centro dinamizador de las explotaciones agrarias de la zona.

El esplendor económico de esa época tiene su reflejo en la arquitectura, puesto que es a partir de este momento cuando se construye la mayor parte de los edificios emblemáticos de la villa.

En la actualidad Teror es un municipio en expansión. Mantiene, por un lado, un importante sector agrícola destinado a abastecer el mercado local y, por otro, cuenta con una industria alimenticia de amplio reconocimiento en la Isla. Asimismo, es uno de los más destacados centros turísticos gracias al tipismo que se respira en sus calles.

Y tras esta breve introducción histórica de Teror, le recomiendo que visite la Oficina de Información Turística, ubicada en el casco antiguo. En ella podrá ampliar toda la información del municipio y de los monumentos que vamos a visitar. Ahora, le animo a que comencemos juntos nuestro recorrido.

Finca de Osorio

La Finca de Osorio forma parte del mítico Parque Rural de Doramas, del que se tienen noticias desde antes de la conquista, ya que constituyó uno de los bosques más importantes de la isla.

Situada a unos dos kilómetros  del Centro Histórico de Teror, la Finca ocupa una superficie de 207 hectáreas, en las que discurren caminos, montañas, barranco, tierras de cultivo y bosque. 

Tradicionalmente estas tierras pertenecientes al mayorazgo de los Manrique de Lara se dedicaron a cultivos ordinarios (millo, trigo, papas y frutales), además de poseer una variada riqueza forestal. En su recinto se han conservado restos de bosques de laurisilva y una amplia extensión está cubierta por castañeros.
Entre las diferentes unidades de la finca, y especialmente en la parte de mayordomía, discurren senderos que fueron plantados con árboles procedentes de Europa y de América del Sur, tales como el ombú, la araucaria, el alcornoque y la encina.

En el centro de la Finca se ubica la casa principal. La estructura de esta edificación se compone de una construcción antigua, situada en la parte trasera con una balconada de madera, característica de la casa rural canaria, y otra más reciente de marcado estilo colonial inglés edificada en la primera mitad del siglo XIX. Al oeste de la Casa se sitúa un bello jardín de corte romántico, que se fusiona con el entorno natural.

La Finca cuenta además con algunas casas habitadas por los agricultores que cultivan las tierras agrícolas de la finca; un alpendre, donde se puede contemplar algunos ejemplares del cochino negro canario; fuentes y rincones encantadores para el  descanso.

Desde 1981 la Finca de Osorio pertenece al Cabildo Insular de Gran Canaria y desde 1986 dispone de un Aula de la Naturaleza, cuyo objetivo principal se dirige a la educación medioambiental. Además, cuenta con un albergue para grupos organizados.

Si desea visitarla le recomendamos que contacte, previa cita, con el teléfono de la Finca 928630090 o con la oficina de turismo de Teror. El horario al público es de lunes a domingo de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

Centro Urbano de Teror

El centro urbano de Teror es considerado como uno de los más bonitos de Gran Canaria. Fue declarado Conjunto Histórico Artístico por Real Decreto en 1979. Un recorrido a pie por el mismo debe iniciarse, inevitablemente, en la plaza de Nuestra Señora del Pino, junto a la basílica. A ella se llega rápidamente desde el aparcamiento, atravesando la plaza superior del mismo y tomando la calle Obispo Marquina. Si ha llegado a la villa en guagua, ésta le dejará en la zona oriental del casco, de forma que sólo deberá seguir hasta el final la calle Real de la plaza. Yo le espero junto a la escalinata de la Basílica para continuar nuestra visita.

Plaza de Nuestra Señora del Pino

La plaza de Nuestra Señora del Pino data en su configuración actual de finales del siglo XVIII. En ella, además de numerosas muestras de arquitectura canaria propia de la burguesía agrícola que la habitó entre los siglos XVIII y XIX, podemos encontrar el monumento a la Cruz Verde, situada a pocos metros de donde estuvo ubicado el altar principal de la primera iglesia del Pino.

Ahora, si le parece, entraremos a la Basílica Nuestra Señora del Pino. Es una de las visitas más destacadas de nuestra ruta por Teror.

Basílica de Teror

La basílica es el siguiente punto de interés en el recorrido. Está abierta todos los días de 9.00 a 20.30 y de 13.15 a 15.00 horas se accede por la trasera de la Basílica para visitar el Camarín de la Vírgen. La iglesia actual, que guarda en su interior la imagen venerada de Nuestra Señora del Pino, fue construida en 1760 sobre una anterior del siglo XVI y de que queda aún en pie una torre de cantería amarilla con base octogonal situada a la derecha de la fachada principal.

Si se fija en su arquitectura, se dará cuenta de que el edificio posee tres naves: la Mayor, la del Evangelio y la de la Epístola, ejecutadas con arcos de medio punto y cubierta a dos aguas. La riqueza artística del templo se manifiesta también en sus retablos y vidrieras, además de en diversas obras escultóricas. Destacan la imagen de la Virgen, que se atribuye al escultor sevillano del siglo XVI Jorge Fernández; las del ‘Cristo de la Columna’ y ‘San Juan’, del imaginero grancanario José Luján Pérez, o los retablos realizados por José de San Guillermo, de los que sobresalen el de la Capilla Mayor.

Continuemos nuestro paseo por los aledaños de la Basílica.

Palacio Episcopal

Siguiendo por la calle Obispo Marquina, a la izquierda de la iglesia, se llega a la alameda o plaza de Pío XII, datada del S. XIX. A ella dan, de una parte, el Palacio Episcopal y, de otro, el Ayuntamiento. El Palacio fue un regalo de agradecimiento de los habitantes de la villa a los obispos Morán y Delgado. Lo forman dos casas del S. XVIII comunicadas por su interior y rematadas por dos escudos: uno señala que las casas pertenecían a la diócesis y el otro fue colocado por un obispo posterior, Luch y Garriga, quien mandó a construir una nueva ala a la edificación. En la actualidad, el Palacio, tras su remodelación, está dividido en dos partes: una dedicada a Casa de la Cultura y otra a iglesia. Si lo desea, puede recorrer su interior durante unos minutos y después nos dirigiremos al Ayuntamiento de la Villa.

Ayuntamiento

El Ayuntamiento, en el flanco derecho de la alameda, es una de las edificaciones de carácter civil más emblemáticas de la villa. Data de 1883 y en la década de los 40 de la pasada centuria se levantó la segunda planta y le fueron añadidas dos torres, tal y como puede apreciar.

Calles de Teror

Ya que estamos en el Ayuntamiento, le invito a que me acompañe a una calle muy cercana: la calle Obispo Urquinaona. Desde allí se toma la calle de Aldea Blanca para llegar a una de las características escaleras empinadas de la villa. En mitad de la misma podemos encontrar la Sagrada Cruz de los Caídos. , A pocos metros nos encontraremos la Calle Nueva. La ruta por el casco histórico continúa por la calle de La Herrería. Siguiendo este camino hacia la zona alta de la villa, se llega al Cercado de los Castaños y, ya ahí, al Monasterio del Cister, famoso por la exquisita repostería de las monjas que lo habitan. Su construcción se inició en 1882 y se trata de un edificio amplio, que alberga la iglesia, el convento y el noviciado, que también se ha usado como escuela femenina.

Pero ahora volvamos al centro de la villa por la calle Alcalde Isaac Domínguez y la del Riego para acceder al Real de la plaza y, de nuevo, a la basílica. Los balcones canarios de las viviendas –mayoritariamente del S. XIX- son lo más característico de esta vía. Tómese un respiro y disfrute de la tradicional arquitectura canaria: Le esperaré de nuevo en la Plaza de Nuestra señora del Pino.

Plaza Teresa Bolivar

A pocos metros de aquí, si se dirige a la calle del Pino, se abrirá ante sus ojos la plaza Teresa de Bolívar, levantada en 1953 en memoria de la esposa del libertador americano, cuyo bisabuelo, Bernardo Rodríguez del Toro –marqués del Toro, según título otorgado por el rey Felipe V en 1732-, nació en Teror. La plaza, obra del folclorista canario Néstor Álamo, imita en su concepción la arquitectura colonial.

Casa de los Patronos de la Virgen

Y para finalizar nuestra visita por el casco histórico no me gustaría que dejara de visitar el museo Casa de los Patronos de la Virgen en la calle Real. En ella nació el mencionado bisabuelo de María Teresa Rodríguez del Toro de Bolívar. En la casa han vivido varios patronos de la Virgen, entre ellos el linaje Manrique de Lara. Si se decide a pasar a su interior, observará que tiene patio central, con una fuente de cantería. Destaca la capilla, donde se exhibe un conjunto de casullas y se reverencia a la Dolorosa. Si quiere visitarla está abierta de lunes a viernes de 11.00 a 18.00 y los domingos de 10.00 a 14.00 horas. Los sábados cierran.

No se vaya de Teror sin probar la rica gastronomía local. En cualquiera de los restaurantes y bares del entorno de la iglesia, podrá encontrar los famosos chorizos de Teror, las morcillas o los exquisitos dulces caseros. Le dejarán un buen sabor de boca tras esta escapada cultural por uno de los municipios más típicos de la Isla.

Espero que nuestra ruta haya sido de su agrado y le invito a que conozca el resto de la Isla con nosotros.



Suscribirse a las Audioguías de Gran Canaria: Itunes  -   RSS



Oops, an error occurred! Code: 20171215213654d919f315 - Gran Canaria en Youtube - Gran Canaria en Flickr