Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

Gastronomía

El Café para gourmets crece en Agaete

Las pescaderas de Agaete ya no se echan a andar por las veredas del norte de la isla de Gran Canaria, de pueblo en pueblo, con la palangana de sardinas en la cabeza anunciando “¡Sardinaaaas! ¡Sardinas frescas! ¡A la rica sardina!”. Esos tiempos de sacrificio, de una vida difícil, han quedado atrás y forman parte de las historias que le cuentan las abuelas de Agaete a sus nietos. Algunos de ellos, eso sí, todavía siguen siendo pescadores y cuando la noche se presenta sin luna, aprovechan para “ir a calar con cerco y al oscuro”.

Es decir, tan temprano como a las tres de la mañana arrancan el motor de su pequeño barco (unos 10 metros de eslora) para navegar siempre con la costa a la vista (es un decir, ya que las montañas es muy difícil adivinarlas con tanta oscuridad, pero podremos divisar alguna luz), en dirección a algún lugar entre las puntas de La Aldea y de Sardina, en el oeste grancanario.

Remolcan, además, un bote que les servirá para realizar el cerco con la traíña a las sardinas, que, cuando son localizadas atraen con la luz de algunos focos. Bajo ellos hay 30 brazas de profundidad y el agua empieza a burbujear una espumilla: es que las sardinas están subiendo hacia ellos. La espera ha sido larga, pero allí están, lo anuncian las caballas, primeras en llegar a la superficie del agua. Una vez realizado el cerco con la red, toca tirar a fuerza de brazos.

Amaneciendo tocarán de nuevo puerto, en Las Nieves, donde algunos furgones cargan la preciada pesca rumbo a los clientes que podrán saborear tales frutos del mar.

A esas horas de la mañana, despuntando el día y tras una noche de trabajo, lo que más puede apetecer –es cuestión de gustos y costumbres– es echarse un buchito de buen café. Y en Agaete lo tienen muy bueno. Cultivado muy cerca, apenas a unos pocos kilómetros adentrándose por el valle del mismo nombre que el pueblo.

Puede presumir de ser el único café que se cultiva en un país europeo, con tradición desde el siglo XIX y de una variedad escasa y antigua en el mundo, dentro de la muy común especie Coffea arabica: la typica.

De producción pequeña, el cafeto se ha plantado en este valle, tradicionalmente, en los bordes de las fincas. En la actualidad ocupa el sitio de honor de ser el centro de atención de muchas fincas, que no por ello han abandonado otros cultivos por los que este valle es igualmente famoso en la isla: y ya que estamos con el desayuno, antes de ese buchito de café, bien estaría una macedonia de sus excelentes papayas y naranjas.

A mediados del siglo XX lo que el valle cultivaba eran plataneras, en este caso se “plantaba las orillas de cafeteros porque asoca, ataja el viento y da algo”, explica uno de los viejos agricultores del lugar. “Este valle era todo de café, desde Los Berrazales hasta el Puerto de Las Nieves –relata otro–. Pero llegando a la altura de la Casa Rosada que le decimos –hoy un precioso y tranquilo hotel rural–, de la casa para abajo el café echaba menos porque ya se iba acercando mucho a la playa y el cafetero no quiere marismo ninguno. Y todo este valle era de café por todos sitios”.





Información Práctica

HandMade Tours organiza excursiones a medida, para pequeños grupos y servicio personalizado. Rutas gastronómicas que dan a conocer la cultura del café del Valle de Agaete.
Teléfono: (+34) 677 389 690
Email: welcome@handmadetours.es
Web: www.handmadetours.es