Ir al principio

Blog Oficial de Turismo de Gran Canaria

Bar - cafetería Falcón

El bochinche de Gran Canaria con libro de visitas

Juana regenta un bar y tienda en Gran Canaria fundado hace más de un siglo en el corazón de Moya.

“Por aquí pasa todo el mundo”, asegura Juana con orgullo en su centenario local del casco de Moya, en Gran Canaria. Y tiene pruebas de ello. Sobre la nevera se encuentra un libro de firmas donde figuran las rúbricas de ministros, escultores, presidentes del Gobierno de Canarias y turistas extranjeros de las más diversas nacionalidades. Hay museos que no cuentan con semejante nómina de visitantes. 


Plaza de Santa Ana

Un día más en la Plaza de Santa Ana

La Plaza de Santa Ana de Las Palmas de Gran Canaria es uno de los corazones de la Historia y la vida de la ciudad.

Un grupo de niños y niñas corretea por el centro de la Plaza de Santa Ana. Sus voces infantiles sitúan en el presente  a un espacio que habla del pasado y se elevan hacia el cielo en un escenario dominado por recios y hermosos edificios que son testigos de la centenaria historia de Las Palmas de Gran Canaria, la ciudad atlántica donde se enclava este emblemático sitio de visita ineludible.


Mercado de Gáldar

Mercado de Gáldar, geografía del sabor

La Revoca o Mercado Municipal de Gáldar ofrece un festival diario para los sentidos en un edificio de marcado acento artístico.

Las rejas de la puerta de entrada a la Recova o Mercado Municipal de Gáldar son las mismas que tenía el recinto cuando se inauguró, en 1945, fecha desde la que se mantiene como gran punto de encuentro de los sabores, aromas y gentes de la comarca norte de Gran Canaria. El detalle del enrejado supone también un símbolo del fuerte vínculo con sus raíces de la ciudad galdense, que pone aquí a la venta de lunes a sábado los mejores productos de los campos y mares locales.


Queso de Gran Canaria

“Conocer nuestros quesos es llevarse un trozo de Gran Canaria en el corazón”

El queso es uno de los productos estrella de Gran Canaria por su calidad, pero conocer su historia, el entorno natural donde se elaboran y las personas que los hacen es una experiencia única para el viajero. Tanto es así que será el protagonista del I Foro Internacional que se celebra en la isla con expertos mundiales y chefs con Estrella Michelin (1 y 2 de abril).


Museo Néstor Álamo

La cuna musical de Gran Canaria

El Museo Néstor Álamo muestra en un bello edificio del siglo XVII la historia del compositor e historiador, autor de melodías inmortales.

Aquí siempre es la hora de la música. Las agujas del reloj de pared marcan las cinco de la tarde, quizás un guiño hacia alguien que superó las barreras del tiempo haciendo de su legado algo inmortal. Bajo el reloj se encuentra la cuna, cubierta ahora por un blanco velo de tela, donde pasó sus primeros días y meses de vida una especie de creador renacentista, el musicólogo, historiador y muchas cosas más Néstor Álamo. Hoy en día es imposible que una parranda o romería concluya sin echar al aire algunas de las canciones que compuso este autor nacido en 1906 en Santa María de Guía, en Gran Canaria.


Salinas de Tenefé

Las salinas en Gran Canaria, el tesoro blanco que vino del mar

La belleza de las salinas de Gran Canaria es producto del océano, el sol y el tesón humano.

Las costas de Gran Canaria esconden un tesoro de oro blanco en la difusa frontera entre el mar y la tierra firme, aunque su presencia no se debe en este caso a la escala de ningún pirata. Su origen se debe al diálogo permanente entre dos elementos que forman parte de la esencia de la Isla: el océano y el sol. La mano del hombre ha hecho el resto para alumbrar la sal marina que resplandece amontonada en varias salinas del litoral insular, algunas de ellas con varios siglos de historia.


Patio de los Naranjos

El Museo de Arte Sacro en Gran Canaria

El Museo de Arte Sacro, en Gran Canaria, exhibe enormes tesoros artísticos en el corazón del barrio histórico de Vegueta.

Existe un lugar en Las Palmas de Gran Canaria donde se mezclan el aroma dulce de la higuera y el de los cítricos. Cobijado entre los muros de de la Catedral de Santa Ana y de la calle Espíritu Santo, orientado al sur, se encuentra el aromático Patio de los Naranjos, datado en el siglo XVII y rematado con una espléndida balconada canaria. Las salas que lo bordean, antiguas dependencias catedralicias, albergan el Museo Diocesano de Arte Sacro, un reflejo celestial en el corazón del barrio histórico de Vegueta.


Pitingo

Pitingo: “Me encanta la gastronomía de Gran Canaria, mi plato favorito son las carajacas”

Antonio Manuel Álvarez Velez, Pitingo, lleva 15 años sobre los escenarios fusionando el flamenco con el pop y con la música afroamericana. Este sábado 20 de octubre visita Gran Canaria en concierto (Auditorio Alfredo Kraus) pero el artista con la voz flamenca más particular ha estado en multitud de ocasiones a la isla. “Me siento muy a gusto aquí, es como mi casa”, nos dice. Pitingo afirma que tiene mucho cariño a esta tierra y a su gente: “Me siento muy identificado con el carácter del canario y, además, me encanta comer aquí”, asegura.


Casa Museo Tomás Morales en Moya

Casa Museo Tomás Morales, el hogar del poeta del océano en Gran Canaria

La Casa-Museo Tomás Morales de Moya es una muestra de la profundidad de la cultura de Gran Canaria.

Hubo un poeta que en lugar de sumergir su pluma en tinta lo hacía directamente en las aguas del mar. Se llamaba Tomás Morales, nació en Moya en 1884 y está considerado como una de las cimas del modernismo en España. Sus poemas tienen un rastro de espuma y salitre porque, como él decía, proceden del Atlántico infinito.


Cuchillos canarios

El filo de la tradición

Cada cuchillo canario que fabrica Francisco Torres supone una pieza única y una muestra de la profunda tradición artesana de Gran Canaria.

Cada cuchillo canario cuenta una historia. Y algunas cortan la respiración con su filo de acero. Rafael Torres Osorio, vecino de Santa María de Guía, en Gran Canaria, se labró merecida fama como artesano cuchillero. Su hijo, Francisco Torres Rodríguez, sostiene con delicadeza un cuchillo capaz incluso de rasgar las costuras del tiempo. “Es el último que diseñó mi padre, en 1992”, revela mientras un brillo de emoción y orgullo se le asoma a la mirada. La empuñadura, una réplica hecha por él, es pura orfebrería a base de cuerno, oro, plata, saber y paciencia.