Ir al principio

Blog Oficial de Turismo de Gran Canaria

Barranco de la Mina

El mágico mundo verde de Gran Canaria

La naturaleza verde de Gran Canaria se manifiesta de las formas más maravillosas y sorprendentes.

Existe un mundo mágico donde reinan los laureles, los naranjeros salvajes, los viñátigos, los paloblancos, los sauces, los madroños, los tejos, los tilos y los mocanes. Y está en Gran Canaria. Esta relación de nombres que parecen extraídos de un libro de hadas, duendes y magos identifica en realidad a los árboles que otorgan cuerpo y alma a la laurisilva, el bosque misterioso y primigenio que se aferra a la isla y desde el que se proyecta además el latido más nítido y claro de su corazón verde.


Roque Bentayga con cielo estrellado

Gran Canaria, destino Starlight

La Unesco declara a Gran Canaria como Destino Starlight por la alta calidad de sus cielos para la observación astronómica.

Gran Canaria se ha graduado con matrícula de honor en la asignatura de cielos nocturnos impresionantes. La Unesco ha declarado a la isla Destino Starlight, que certifica que se trata de un lugar privilegiado para toda persona que quiera contemplar las estrellas y sentir que prácticamente puede tocarlas. Gran Canaria entra así en un selecto club donde también figuran Chile, Nueva Zelanda o Hawaii.


Faro de Maspalomas

Tu palmera personal

La palmera canaria forma parte del paisaje y la identidad de Gran Canaria y del recuerdo que te quedará de tu estancia.

Siempre han estado aquí, peinando vientos, procurando sombra, recortando cielos azules con su esbelta silueta. Un grupo de ellas dio nombre a la capital de la isla, Las Palmas de Gran Canaria, hace ya más de cinco siglos. El poeta Bartolomé Cairasco de Figueroa (1583-1610) decía que por aquí eran “altísimas, mucho más que en Egipto las pirámides” y las crónicas de la Conquista referían que “la isla era un jardín, toda poblada de palmas”.


Cultivo de papas en la Finca de Osorio

La papa, de los Andes a Gran Canaria

La papa, una de las joyas de la gastronomía de Gran Canaria, tiene detrás una apasionante historia.

Te vamos a contar la historia de un viaje increíble que todavía no ha concluido. La protagonista de este relato no es muy grande, pero ha alcanzado fama mundial, ha recibido múltiples premios, inspirado poemas y canciones, alimentado a generaciones enteras y se ha convertido también en uno de los grandes símbolos de la gastronomía de Gran Canaria.


Laguna de Valleseco, en Gran Canaria

Gran Canaria, la isla de los 80.000 castañeros

Gran Canaria cosecha castañas hasta mediados de diciembre y es posible disfrutar de su sabor otoñal tras volver de la playa.

Posee la forma de un pequeño corazón. No es de extrañar por lo tanto que se la considere el mismísimo espíritu del otoño. Con un matiz muy especial en el caso de Gran Canaria. En otras latitudes, la castaña anuncia la llegada del frío, con relatos que hablan de familias recogidas alrededor del fuego mientras fuera el mundo se hiela y aúllan los lobos. Descuida. No hay lobos en Gran Canaria. Además, aquí podrás disfrutar de su sabor otoñal tras regresar de la playa y encontrarte con un puesto de venta donde manos diestras las asan en un brasero.


Piscina de Tejeda, en Gran Canaria

Chapuzones de altura en Gran Canaria

Varias piscinas municipales del interior de Gran Canaria ofrecen en verano un baño refrescante en parajes singulares.

Estás tumbado boca arriba, mientras el sol evapora minuto a minuto el agua que todavía cubre tu piel tras el último chapuzón. Te basta girar un poco la cabeza para maravillarte de nuevo con la visión de la impresionante figura de Roque Bentayga desde la piscina municipal de Tejeda. Gran Canaria, en efecto, oculta refrescantes sorpresas en su interior. Las puertas de estas instalaciones están abiertas para ti por un precio módico que incluye el baño y las vistas.


Campamento base del EsJamboree en Gran Canaria

Gran Canaria y los 3.000 soñadores

Un total de 3.000 scouts se dan cita en Gran Canaria para disfrutar de las múltiples posibilidades de turismo activo que ofrece la isla.

Para empezar, anota una palabra: jamboree. Este término zulú que evoca los paisajes de la sabana africana alude a las reuniones de tribus. En el año 1920, el Movimiento Scout adoptó este nombre para su primer cónclave mundial, denominación que se ha mantenido hasta la actualidad. Gran Canaria acoge en julio de 2017 un encuentro al que asistirán alrededor de 3.000 scouts o exploradores entre los seis y los veinte años de edad procedentes de las todas regiones de España y de países como Argentina, México, Perú, Reino Unido, Francia, Hungría, Georgia y Holanda.


Playa de Las Canteras, en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria

Gran Canaria, el tesoro del verano

El verano amable de Gran Canaria es una invitación a la vida con días infinitos en lo que todo es posible.

El sol se convierte en verano en un vigía en lo alto del cielo de Gran Canaria que se resiste a marcharse. Y, en realidad, es fácil comprenderle. Bajo su influjo, los días se hacen felizmente infinitos. En esta estación hay gestos que se repiten en un ritual de sereno disfrute que sigue el ritmo de la luz reinante.


Dos personas observan las estrellas desde la Ventana de Pargana en Gran Canaria

Observación astronómica desde Gran Canaria

Gran Canaria es un mirador excepcional para la observación astronómica. Las fotografías de la Vía Láctea desde la isla son un ejemplo.

Esta historia tiene varios protagonistas. También dos escenarios situados a distancias siderales el uno el otro. Y se desarrolla además en momentos muy distintos. Pero, finalmente, las piezas coinciden de manera casi mágica en una insignificante fracción de tiempo. Los elementos se engarzan en el mecanismo interno de un mismo relato que deja constancia de la condición de Gran Canaria como ventana hacia el Universo gracias a sus excelentes condiciones para la observación astronómica.


Jardín Botánico Viera y Clavijo (Jardín Canario), en Gran Canaria

En busca del tajinaste azul en Gran Canaria

Respira el aire de la montaña y echa a andar para conocer al tajinaste azul, uno de los emblemas naturales de Gran Canaria.

Las semillas de las que nacen los tajinastes azules poseen un discreto color tierra. Sin embargo, el destino final de estos arbustos endémicos de Gran Canaria es convertirse en torres naturales de hasta cuatro metros de altura rematadas por un tupido y bello conjunto de flores azuladas. Esta especie es, de hecho, uno de los símbolos naturales de la Isla y justamente en abril se encuentra en plena floración.


Una persona realiza fotos de flores en Hoya del Gamonal, Gran Canaria

El museo de la primavera abre sus puertas

La eterna primavera de Gran Canaria se acentúa en esta época del año con una eclosión de vida.

Dice el calendario que es primavera, pregonando que ha quedado atrás el invierno. Gran Canaria escucha y se sonríe, porque aquí la primavera es una habitante más de la Isla durante todo el año. A la abeja negra vestida de finos ropajes leonados nunca le falta una flor que libar ni motivos para emprender el vuelo e impregnar el aire con su zumbido.


Agaete, Gran Canaria

Gran Canaria, la isla azul

Aquí empieza un viaje sensorial por Gran Canaria a través del color azul, uno de los elementos esenciales de la Isla.

Algunos seres de Gran Canaria habitan en un territorio siempre azul, porque el mar y el cielo son el lienzo sobre el que se dibujan sus vidas. Las primeras pardelas, aves atlánticas por excelencia, comienzan a anidar en marzo en los riscos de la Isla. Al atardecer, cuando se intensifican los tonos marinos, se las puede ver volando en grupos, casi rozando las aguas, planeando durante minutos antes de impulsarse de nuevo con una cadencia de cinco o seis aleteos. De pronto, se sumergen bajo el mar en busca de peces y rompen las fronteras entre los dos grandes mantos azules de Gran Canaria.