Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

Multimedia

Podcasts

 

 

Ruta de Mogán

El Pueblo y el Puerto de Mogán son las rutas que nos servirán para acercarnos a una de las zonas más abruptas y apacibles de la Isla. Mientras que en el Pueblo, primera parada de la visita, encontramos la tranquilidad y los paseos a media tarde con sus hermosos paisajes, en el Puerto, segunda parada de nuestra visita, podemos disfrutar de la playa y del ambiente marinero de la zona…

El municipio de Mogán se encuentra en la zona suroeste de Gran Canaria, a 60 minutos de su capital y aproximadamente a 20 minutos de Maspalomas, una hermosa playa de dunas.

Mogan ofrece playas de fina arena y numerosos establecimientos donde alojarse. Puerto Rico, Patalavaca y Taurito son los principales centros turísticos moganeros que se encuentran en nuestro camino hasta el Pueblo y el Puerto de Mogán. Además, toda esta parte del litoral está salpicada de playas y pequeñas calas, como la bella playa de Veneguera y la solitaria zona de Los Secos. La ley de Espacio Naturales protege esta parte de la Isla.

La Costa de Mogán, lugar en que se pueden disfrutar todo el año más horas de sol y resguardada del viento, se extiende desde el Puerto Pesquero de Arguineguín hasta Tasartico, en pleno espacio protegido.

Esta zona de la Isla cuenta durante todo el año con temperaturas suaves y escasas lluvias, sin que ello sea impedimento para encontrarnos con uno de los valles más fértiles de Canarias, con cultivo de frutas tropicales (papayas, aguacates, mangos, naranjas,...) y la bonanza del mar, en el que los pescadores obtienen capturas muy variadas (atún, pez espada, especies autóctonas de la zona). De la tierra y el mar, los productos moganeros son de excelente calidad.

Nuestra visita por el Pueblo y el Puerto de Mogán durará aproximadamente 1 hora y 45 minutos.

Pero antes de iniciar nuestro recorrido por el Pueblo de Mogán me gustaría acercarles a su historia.

Historia de Mogán

La historia de este enclave de gran belleza natural, situado entre escarpadas montañas de piedra volcánica, data de antes de la llegada de los conquistadores, cuando la población aborigen se asentó en las terrazas de sus imponentes barrancos, tal y como demuestran los hallazgos de poblados en el Valle de Veneguera, en la cuenca de Mogán, donde eran más numerosos, y en otros valles como Tauro, Taurito y Puerto Rico.

Tras la conquista y con la llegada de los nuevos pobladores de Gran Canaria se procedió al reparto de las tierras y aguas que existían en la Isla; así, el espacio que hoy corresponde al municipio de Mogán estaba incluido en el distrito de Telde, que alcanzaba hasta el límite sur del Valle de La Aldea. La lejanía de este territorio, en el extremo opuesto de la capital de la Isla, ha permitido la conservación de sus recursos naturales, hoy día protegidos por la legislación de Espacios Naturales e incluidos en la zona declarada Reserva de la Biosfera. De ahí la tranquilidad y espectacularidad de los barrancos de Veneguera o Tasarte, que están coronados por el espectacular macizo de Inagua.

Mogán dependía en el siglo XVIII jurisdiccionalmente de otros municipios, como Agüimes, San Bartolomé de Tirajana y Tejeda, hasta que en 1815 consiguió la independencia municipal.

A finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, el valle de Mogán basaba su economía en la agricultura, la cual se complementaba con otras actividades, como la ganadera, forestales y la recolección de orchilla (líquen utilizado para el tinte de tejidos)

Bien entrado el siglo XIX decayó la actividad hasta que una casa inglesa implantó por primera vez cultivos de tomates y plátanos, lo que trajo la esperanza y nuevos sistemas de cultivos que caracterizarían la economía del siglo XX.

El camino hasta el Pueblo de Mogán se ha de realizar de manera relajada para poder disfrutar de las tonalidades verdosas y pardas que nos ofrece el contraste de las escarpadas montañas y los recónditos barrancos. A lo largo de este trayecto nos acompañarán los curiosos barrios donde le aconsejo que pare y se fotografíe con las esculturas y carrozas usadas en las fiestas que reproducen objetos de la vida cotidiana canaria (peso, olla, plancha, tetera, cafetera, trompo (peonza), gramófono, plato, etcétera). Especial mención merece el barrio de Molino de Viento, donde se encuentra el Molino quemado de Mogán, del que más adelante le hablaré.

Una interesante alternativa es la ruta en coche que sube hasta Ayacata, por la presa de Las Niñas, atravesando un hermoso pinar para alcanzar las cumbres de la Isla.

Pueblo de Mogán, una vez situados ya en la entrada del tranquilo pueblo de Mogán, si observa, nos encontramos con la Plaza Sarmiento y Coto, donde está situada la Iglesia de San Antonio de Padua.

¿Le cuento brevemente su historia?

Iglesia de San Antonio de Padua

La iglesia de San Antonio de Padua, comenzó a construirse a finales del siglo XVIII. En esa época un emigrante canario, Matías Sarmiento, afincado en La Habana, decidió destinar dinero para la construcción de una ermita que rindiera culto a San Antonio de Padua. Los planos de la Iglesia fueron encargados al famoso imaginero Luján Pérez, aunque del proyecto inicial se desechó la planta en crucero para evitar mayores costes. Las obras fueron polémicas por los aplazamientos constantes.

Observará que en la plaza Sarmiento y Coto hay una escalera frente al quiosco que nos lleva a la calle General Franco, donde se encuentra situado el moderno edificio del Ayuntamiento; enfrente de éste se encuentra el parque Nicolás Quesada, en el que se halla el Club socio cultural Tahona.

Parque Nicolás Quesada

En el parque Nicolás Quesada podemos dar un paseo cobijados por la sombra de los árboles mientras escuchamos el alegre canto de los pájaros de la zona y asomarnos a continuación a la calle Mima –en la parte izquierda situándonos frente al Club Tahona-, desde donde podremos contemplar El Rincón de Mima, una curiosa pared adornada por cinco murales que muestran diferentes vestimentas de la cultura canaria.

Disfrute unos minutos del ambiente del pueblo antes de tomar nuevamente el coche para iniciar nuestro recorrido hacia el Puerto de Mogán.

Para llegar al Puerto de Mogán tendremos que coger la misma carretera, por dónde llegamos al pueblo pero en sentido contrario. Después del barrio de El Tostador nos encontraremos con el de Molino de Viento, donde está ubicado el Molino Quemado de Mogán, que constituye uno de los mejores ejemplos de las ingenierías históricas de la Isla.

Si lo desea, puede hacer una pequeña parada mientras le acerco a la historia del Molino Quemado.

Molino Quemado de Mogán

El molino Quemado de Mogán fue construido en el siglo XIX y sirvió para abastecer de gofio y harina a la comarca de Mogán. En la historia local este molino se ha convertido en una referencia de memoria y de identidad colectiva para los vecinos de este municipio. Se trata del molino de viento más grande que existe en Gran Canaria, alcanzando los siete metros de altura.

Puerto de Mogán

La calle Rivera del Carmen nos llevará hasta el Puerto de Mogán, denominado la “pequeña Venecia de Canarias”, por sus calles, sus casas y sus canales. Si se fija, tras esta calle comienza la de Explanada de Castillete, en cuyo final se halla el Mirador Faro y el Puerto.

Este antiguo barrio marinero ha pasado a contar con una de las urbanizaciones más bellas del Archipiélago. Inmaculadas casas se alinean por calles que buscan el Puerto. Coquetas ventanas se adornan por multitud de buganvillas y flores, creando numerosos destellos multicolores. Pasear por sus calles, detenerse en sus canales o sentarse en algunas de sus luminosas terrazas es toda una delicia.

El barrio cuenta con un muelle deportivo de 225 atraques en que se alternan pesqueros con yates de lujo. Si lo que desea es conocer las ‘joyas’ submarinas de estas aguas puede darse un paseo a bordo de un submarino. Además le recomiendo que se monte en una de las embarcaciones que llevan a Arguineguín y a Puerto Rico para que pueda contemplar el litoral pasando un rato agradable entre delfines y otros cetáceos.

La vida marinera de este barrio contrasta con la turística, pero este hecho es el que lo convierte en un singular lugar. En medio de restaurantes y tiendas de regalos se halla la ermita de San Fernando, construida en 1935 y a la que las mujeres de los marineros iban a rezar para que la mar les devolviera a sus hombres sanos y salvos.

Tras este recorrido por Mogán lo mejor y más refrescante que podremos hacer es tumbarnos en la playa y darnos un refrescante chapuzón o si lo prefiere, fotografíese junto a los pequeños canales, disfrutando al mismo tiempo del ambiente que se respira. Por último comentarle que poder ver atardecer en Mogán es otra de las alternativas que nos ofrece este rincón.

Si desea visitar la oficina de Información turística de Mogán, deberá dirigirse a la zona turística de Puerto Rico. Allí, podrá solicitar más información y conocer la amplia oferta de actividades de ocio que ofrece el municipio de Mogán

Yo me despido y espero que haya disfrutado de un agradable paseo en mi compañía. No quiero dejar de recomendarle que continúe visitando con nosotros otros rincones de la isla de Gran Canaria. ¡Le sorprenderán!

¡Gracias y hasta pronto!



Suscribirse a las Audioguías de Gran Canaria: Itunes  -   RSS