Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

Con mis amigos

Para optimistas

En Gran Canaria se está produciendo un fenómeno inexplicable. Científicos de medio mundo han empezado a estudiar un extraordinario episodio. La isla recibe cada año a mayor número de gente optimista.



¿Pero por qué se produce esta concentración de gente alegre? ¿Será por el clima? Puede ser que los niveles de optimistas estén creciendo por el buen clima de Gran Canaria. Un buen tiempo que intenta evaporar problemas, derretirlos por unos días.

Puede que se deba acaso a la especial configuración de la isla. Quizás se trate de eso, del particular batido de sol ligero, mezclado con playas, montañas y fondos submarinos rellenos de vida. Una combinación que viene imantando a un número inesperado de deportistas hiperactivos. Gente que igual se apunta a probar con el surf, a hacer submarinismo, escalada o senderismo.

Quizás los niveles tan altos de risas se deban a la corriente de optimismo marino que toca la isla. Un optimismo oceánico que obliga a saltar de los sofás y vivir ratos largos en las calles. Cubriendo el verano con fiestas y parrandas que recorren Gran Canaria de izquierda a derecha y viceversa. Con voladores y bailes de domingo, remojones de barro, ramas que bailan casi solas, fiestas de almendras y comedores de fuego nocturnos.

A lo mejor ese optimismo burbujeante que viene del océano es lo que finalmente empuja a la gente a llenar las terrazas. Quizás sea ese el motor que anima a bailar a los tímidos, y anima las conversaciones de los bares cuando la noche avanza.

Toda esta congregación de factores puede estar fabricando la tasa de optimismo que se reparte por doce meses. Sí. Los expertos aseguran que hay demasiadas sonrisas viajando de vacaciones a Gran Canaria. Y por eso han decidido mudarse una temporada aquí. Para un estudio de campo diurno. Y nocturno. No prometen resultados inmediato