Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

Multimedia

Podcasts

 

 

Ruta de Tejeda

La ruta por los lugares de interés histórico del municipio de Tejeda la haremos en varias paradas. Primero la visita a la Cruz de Tejeda, cruce de caminos de los viajeros de la isla desde tiempos inmemoriales. Después, el paseo por el casco histórico del pueblo y, finalmente, un viaje al pasado prehispánico de la isla en el Parque Arqueológico de Bentayga. La duración total de la visita será de unas dos horas, aunque hay que tener en cuenta que una parte corresponde al camino por carretera.

Pero antes de parar, déjeme que le cuente algo más sobre Tejeda: un municipio situado en lo más alto de las cumbres grancanarias que, debido a la lejanía con la capital, ha mantenido frescas las tradiciones y ha conservado su carácter rural…

El turismo sosegado y la agricultura con las papas y las ciruelas, y con la almendra y sus derivados como protagonistas, son los dos pilares de su economía.

Comenzaremos nuestro recorrido en la Cruz de Tejeda. ¿Me acompaña para acercarle brevemente a la historia de este cruce de caminos?

Cruz de Tejeda

La Cruz de Tejeda se encuentra a casi 1.600 metros sobre el nivel del mar, en la confluencia de los antiguos caminos de montaña, que cruzaban la Isla, llamados antaño “de sangre” por el uso de los animales de carga, hoy carreteras asfaltadas, que luego derivan a las distintas vertientes de la Isla. La Cruz de Tejeda supone una parada obligada para los viajeros desde hace cientos de años, quienes aprovechan este idílico lugar para descansar del camino y disfrutar de las impresionantes vistas de la cuenca del barranco. Después de todo, en dirección hacia el pueblo aparece ante nuestros ojos el sobrecogedor espectáculo que ofrecen los roques Nublo y Bentayga, símbolos naturales de la isla de Gran Canaria. Pero ya nos acercaremos más tarde a los roques. Ahora, aprovechemos esta parada para degustar los productos típicos, comprar artesanía si lo desea y visitar el hermoso Parador Nacional de Tejeda, situado en esta misma confluencia de caminos y obra del arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre como base de una idea de su hermano Néstor, quien diseñó varios interiores del edificio.

Le dejo unos minutos mientras disfruta de este bello entorno con sus vistas hacia los majestuosos y emblemáticos roques frente al Parador de Tejeda.

Pueblo de Tejeda

Tejeda es un pueblo con encanto que ha sabido aprovechar la belleza de sus paisajes y respetar el carácter rural de sus construcciones para que no desentonen con el medio. Tras un recorrido de unos 10 minutos en carretera desde la Cruz de Tejeda, llegamos al pueblo que da nombre al municipio. Le invito a recorrer conmigo a pie el casco hasta llegar a las calles más antiguas en un paseo que durará aproximadamente media hora. Disfruten de las maravillosas vistas que nos regala Tejeda, de la hermosura de las cuidadas construcciones rurales de tipo civil y de la calidez y hospitalidad de sus gentes.

Casco antiguo de Tejeda

Calle Dr. Domingo Hernández Guerra, esta calle, arteria principal de Tejeda, debe su nombre a un médico notable, natural de este pueblo, que escribió un tratado de medicina que todavía se estudia en las universidades. Contemporáneo de Ramón y Cajal, pugnó con éste por una plaza de profesor y la ganó.

Esta zona puede ser el lugar ideal para degustar los sabrosísimos platos típicos de la cumbre grancanaria, pues en esta calle se encuentra gran parte de los establecimientos de restauración del pueblo. Y para lo más golosos, recomiendo entrar en la dulcería Nublo, en la que encontrarán la deliciosa repostería tejedense hecha con las típicas almendras de la zona. Sin duda, historia viva.

Seguimos el paseo hasta encontrar la plaza e iglesia de Nuestra Señora del Socorro, al fondo del pueblo. Tejeda, en su conjunto, es un ejemplo de la arquitectura civil típica de la isla. La piedra, la madera y la teja son los materiales que distinguen la arquitectura tradicional del municipio, con sus famosos balcones de madera y su artesonado de tipo mudéjar. ¿No tienen la sensación de que se ha detenido el tiempo? Antes de pasar a la iglesia, demos un paseo por las callejas antiguas que la circundan y contemplemos la hermosa vista del mirador sobre la plaza. ¡Disfrute de este paseo!

Leocadio Cabrera en la historia de Tejeda

Al girar la curva que da a la plaza, la calle Doctor Domingo Hernández Guerra pasa a llamarse Leocadio Cabrera. Se trata de un insigne personaje de Tejeda que emigró con seis años a Cuba. Cuando, en 1921, se quemó la iglesia del pueblo, Leocadio Cabrera hizo una cuestación entre canarios residentes en La Habana para reunir el dinero con el que reconstruir el templo. Regresó a Tejeda a principios de los años cincuenta y el pueblo premió su iniciativa y solidaridad con la calle que lleva su nombre. Aquí se encuentran la Oficina de Información Turística, en el Museo de Esculturas de Abraham Cárdenes y el pintoresco rincón de Néstor Álamo.

El rincón de Néstor Álamo

En los años 70, se encargó a Néstor Álamo la creación del Museo Municipal de Gran Canaria, pero no lo llegó a terminar. En la esquina en la que se proyectó el museo, está la zona en honor a esta importante personalidad de la cultura canaria. Actualmente, el Museo Etnográfico, situado a pocos minutos continuando el paseo, ha recuperado el espíritu de aquel proyecto inicial. Ahora es momento de bajar a la plaza y visitar la iglesia de Nuestra Señora del Socorro.

Plaza e iglesia de Ntra. Señora del Socorro

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Socorro alberga la talla en madera del Cristo de la Sangre, llegado a Tejeda a mediados del s. XVII. De mediana capacidad y sobrio estilo, la iglesia y la plaza forman el núcleo central sobre el que pivota la vida cultural y social del pueblo. Adentrémonos en la bonita iglesia y fijémonos en sus paredes interiores. Hace unos años, durante unas obras de rehabilitación, se descubrió una antigua y bien trabajada pared de piedra oculta bajo la mampostería. Hoy puede contemplarla en toda su belleza.

Rodeando el parque, regresamos a la calleja de Leocadio Cabrera para continuar hacia el Museo Etnográfico y el Centro de Flora Medicinal de Tejeda, situado a pocos minutos.

Museo Etnográfico

El Museo Etnográfico cuenta la historia de la zona desde la época prehispánica hasta la actualidad, con especial atención al uso de los recursos naturales que desde siempre ha brindado al hombre la cuenca hidrográfica de Tejeda. Desde tiempos inmemoriales, el agua de Tejeda ha jugado un papel fundamental en el desarrollo agrícola de buena parte de Gran Canaria y su legado queda ahora recogido entre estos muros. ¡Le invito a descubrir este museo que le acercará a la historia viva de Tejeda!

Centro de Flora Medicinal de Tejeda

El Centro de Flora Medicinal de Tejeda alberga una antigua farmacia que estabe entre los bienes de El Museo Canario. Este espacio singular, sin embargo, no sólo tiene valor por lo que custodia el interior de su edificio, sino que hay que entenderlo en su conjunto, descubriendo el significado del que ha dotado a nuestra cultura el uso de las plantas, y la transmisión de este conocimiento de generación en generación. ¿No le parece impresionante el entorno del Centro? El barranquillo circundante alberga todo tipo de plantas autóctonas de reconocido valor terapéutico. Acérquese a ver cómo se cuida, cómo crece esta vegetación de propiedades casi milagrosas. Tome su tiempo para disfrutar del sabor de las infusiones que allí se sirven mientras contempla los bellos jardines del museo.

Tras conocer el pasado etnográfico y el presente botánico del municipio, estamos preparados para acercarnos al imponente roque Bentayga siguiente parada de nuestro paseo, que se alza majestuoso sobre la Cuenca de Tejeda. El acceso al conjunto se realiza a través de la carretera de Tejeda a Ayacata por la C-811. Le espero allí.

Centro Arqueológico de Bentayga

Hace cinco siglos, al final de la Conquista de Gran Canaria, estos parajes fueron escenario de importantes batallas por el dominio de este lugar estratégico. Antes había sido un lugar de culto religioso del que veremos sus restos y conoceremos cómo era la vida de la antigua sociedad canaria.

Para conocer mejor los secretos arqueológicos de la zona, visitemos unos minutos el Centro de Interpretación del Parque Arqueológico del Bentayga y aprendamos más sobre los modos de vida de los antiguos pobladores de la isla.

Subamos seguidamente a la cima; el paseo no es largo ni excesivamente abrupto. Además del inmenso interés geológico y paisajístico del Roque, que por sí solo ya hace que merezca la pena la visita del yacimiento arqueológico, destaca el vistoso ‘almogarén’ excavado en el suelo de roca. Tras ascender caminando durante unos 15 minutos encontramos estas enormes marcas en forma de cazoletas y canalillos. Se cree que este ‘almogarén’ era un lugar de culto aborigen y que en él se realizaban ritos a las divinidades. Demos un tranquilo paseo por la cima, con cuidado de no asomarnos demasiado si sufrimos de vértigo. La vista llega a ser tan espectacular que impresiona. Una imagen que conservaremos de nuestra visita al corazón de la Isla.

Yo me despido. Espero que haya disfrutado de un agradable paseo en mi compañía. No quiero dejar de recomendarle que continúe visitando con nosotros otros rincones de la isla de Gran Canaria. ¡Le sorprenderán!



Suscribirse a las Audioguías de Gran Canaria: Itunes  -   RSS