Ir al principio

Blog Oficial de Turismo de Gran Canaria

‘Gran Canaria en los ojos de Pepe Dámaso’, obra del artista grancanario Pepe Dámaso

Pepe Dámaso, la luz de Gran Canaria

Varias láminas del pintor Pepe Dámaso iluminan la Oficina de Información Turística de Triana, en Las Palmas de Gran Canaria.

Cuando él entra en escena, da la sensación de que el aire se ilumina y se levanta una brisa cálida, como cuando los rayos mañaneros del sol se cuelan por una habitación con vistas al océano. Pepe Dámaso, nacido en Agaete (Gran Canaria) en 1933 y uno de los artistas más universales que ha dado Canarias, es el embajador de la luz y el color de su isla natal. Dice Pepe que hay que “emborregar” al turismo en gofio y darles a probar la morena frita, “tostadita y saladita como el mar”. Cuando habla el pintor, habla también su Gran Canaria.


Agüimes

Agüimes, el arte de la vida en Gran Canaria

El casco histórico de la Villa de Agüimes, en el sureste de Gran Canaria, es un entorno envolvente y embriagador.

La vida es un arte en Agüimes. Cada rincón de su casco histórico parece esculpido a golpe de cincel. Semejante esmero ha dado como resultado un entorno donde la tradición se funde con la historia. Así se ha forjado un entramado de calles, callejones, plazas y pasadizos cuya belleza resulta embriagadora.


Teror

Teror tiene un sabor especial

Es por todos conocido que hay distintas regiones en España con una larga tradición en la elaboración y producción de chacinas y embutidos. Pero entre ellas, hay que destacar las que se elaboran en el municipio grancanario de Teror, donde sus chorizos y morcillas son únicos en el mundo.


Calle Perojo

Calle Perojo, la vía sin fin de Gran Canaria

La Calle Perojo, declarada Bien de Interés Cultural, es un muestrario de arquitectura, color y pasión por el detalle en Las Palmas de Gran Canaria.

La arquitectura, el color y la pasión por el detalle viven en la Calle Perojo de Las Palmas de Gran Canaria, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Conjunto Histórico en reconocimiento a su elevado valor y belleza. Pasear por esta emblemática vía de la capital insular sumerge al visitante en un entorno sugerente donde el pasado le da la mano al presente para ofrecer una inolvidable experiencia urbana.


Risco Caído

Risco Caído, el templo perdido de Gran Canaria

Risco Caído, descubierto en 1996, es una muestra del extraordinario legado arqueológico de Gran Canaria.

Las entrañas de Gran Canaria ocultan lugares llenos de tiempo y misterio. Aquí, en una isla visitada cada año por millones de turistas, se siguen revelando secretos perdidos en las montañas. Uno de los casos más llamativos es el almogarén de Risco Caído, un espacio donde los aborígenes de la Isla llevaban a cabo rituales ligados a los ciclos astronómicos y su simbología sagrada en el seno de la colosal caldera volcánica de Tejeda.


Vista de parte de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria

Vegueta, un paseo por el Nuevo Mundo

El barrio fundacional de Las Palmas de Gran Canaria ofrece historia, cultura, gastronomía y algún enigma.

El paseo por el barrio de Vegueta comienza en un lugar muy concreto y hace ya más de cinco siglos. Al pie del Barranco del Guiniguada se levantaban las gigantescas palmeras que servían de señal para orientar a los barcos que venían a aprovisionar a las tropas españolas desplegadas en este punto desde 1478. Las raíces de aquellas palmeras históricas que se alzaban en un punto de lo que hoy es Vegueta son también las raíces del nombre de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.


Artesana trabajando en su taller

Cerámica artesanal y Gastronomía, un amor que embellece a Gran Canaria

Dicen que una receta no tiene alma, sino que es el chef el que se la da. Pero nadie duda hoy en día de que la vajilla es parte fundamental de la receta: el plato se potencia y logra emocionar con la belleza que le aporta la pieza.

Esta afirmación la comparten críticos y gastrónomos de todo el mundo y, tanto es así, que la Neurociencia se ha encargado de estudiar cómo la forma de la vajilla, su color, su material y su densidad influyen en cómo, qué y cuánto comemos.


Sancocho

El Sancocho, fiel cita con la Semana Santa

Aunque este plato en la actualidad se cocina muy poco a diario, sigue siendo el más típico para el Viernes Santo y una comida de “entullo” sin estacionalidad muy apreciada.

Hasta finales del s.IXX, el pescado en Gran Canaria se tenía que vender a diario y solo se consumía en los pueblos costeros porque no se conocían técnicas de conservación. Sin embargo, a principios del s.XX, comienzan a apreciarse cambios en nuestra gastronomía: nuestro recetario crece con la aparición de la técnica del salazón. En este momento se empieza a tener constancia del sancocho.


Cesta con bizcochos y suspiros de Moya

El dulce lazo que une a Cuba y Gran Canaria

Múltiples son los acontecimientos, hitos y relaciones que unen Gran Canaria con la isla caribeña de Cuba. Sin embargo, uno de los más dulces nos viene a modo de receta y ha logrado perdurar en el tiempo y traspasar fronteras: el bizcocho de Moya.

En este municipio del Norte de Gran Canaria, no solo son famosos los suspiros. Los bizcochos son un dulce popular, cuya receta llegó desde Cuba de la mano de Chá Manuela,  quien se afincó en la Villa y transmitió la receta a dos vecinas: Seña Jacinta y Candelarita Rivero. Con ellas aprendió Amelia Ojeda, quien fundó su fábrica artesanal con un horno de más de 100 años y que los hacía con la ayuda de su hermano Juan Ojeda.


Playa de La Aldea

Toda una vida en La Aldea de Gran Canaria

El mercadillo del primer sábado de cada mes y el centro de visitantes de la micro área marina ‘El Roque’ se suman a los atractivos de La Aldea.

Existe en Gran Canaria un lugar cobijado entre montañas donde parece caber la vida entera. En sus fondos marinos habitan anémonas gigantes y se expande uno de los campos de gorgonias más bellos de Europa. En la superficie, en pleno casco histórico, cada primer sábado de mes es posible comprar aguacates, plátanos o naranjas locales, productos que llevan el sello del sol y la tierra insulares y que saben como sólo puede hacerlo lo auténtico.


Comparsa de Carnaval en la Avenida de la Playa de Las Canteras

Gran Canaria, el Carnaval ya está en casa

El espíritu del Carnaval posee miles de rostros en Gran Canaria y se remonta a una tradición centenaria.

Ana vive en Las Palmas de Gran Canaria. Cada año improvisa un par de disfraces distintos. Pero hay uno que se repite edición tras edición de los carnavales. Ana sale a la calle en plenas fiestas con su pijama, unas zapatillas de andar por casa, un adorable osito de peluche de gastado color azul y una taza de la que cuelgan el hilo y la etiqueta de una infusión de manzanilla. Y esto, señores y señoras, forma parte indisoluble del llamado espíritu del carnaval, especialmente inquieto y revoltoso en la isla de Gran Canaria.