Gran Canaria
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria
Silueta Gran Canaria Mapa del Sitio
Gran Canaria

Gastronomía

Una naranja protagonista en Telde

Muchos europeos hacen sus ensaladas con tomate canario ¡desde hace más de un siglo! Su cultivo con fines comerciales lo impulsaron ciudadanos ingleses afincados en Canarias en fecha tan lejana como comienzos de 1885, cuando un tal Míster Blisse (que había llegado a la isla como empleado de la compañía Swanston), comenzó a plantar la hortaliza “en un huerto de la ciudad de Telde” para enviarlo a Gran Bretaña. A éste le siguieron otros, como el consignatario Henry Wolfson, que hizo su primer envío al “Covent Garden londinense en septiembre de 1888 a través de la importante firma frutera Fyffe, Hudson & Cº”, escribe el historiador Javier Márquez.

Pero, más allá de la curiosidad de este dato histórico, el producto agrícola por el que es conocido en la actualidad el municipio de Telde es por sus naranjas de ombligo (conocidas también por su denominación en inglés “navel”). De fincas  en Higuera Canaria, La Herradura, Salinetas, Hoya Niebla o El Caracol, es un fruto muy conocido y apreciado por los consumidores de la isla.

Por ello, desde 2011 se viene celebrando a mediados del mes de diciembre una Feria de la Naranja en el barrio de San Juan de Telde. Y no sólo como cita entre consumidores y productores para degustar y adquirir naranjas, sino también su aplicación en toda clase de elaboraciones gastronómicas, muchas de ellas tan tradicionales como unas tortillas de carnaval con mermelada de naranja. Pero, como recoge la prensa local al informar de la cita, la naranja tiene aquí “otras formas y sabores más allá de los que salen del árbol. En helados, granizadas, turrón de nieve, obleas, en roscones, en magadalenas o con chocolate derretido”.

El éxito y el prestigio por la calidad y sabor de la naranja de Telde ha animado a muchos a ampliar el número de fincas dedicadas a este árbol en más barrios del municipio. Aunque los hay que han elegido recuperar un cultivo por el que Telde era igualmente famoso en siglos pasados: la vid, de la que se hacían unos vinos que se exportaban a América desde el puerto de Melenara. Esta recuperación permitió a Francisco Peñate Rivero, por ejemplo, embotellar el 3 de febrero de 1994 su primera botella de vino en la bodega de su finca La Rocona, en Palmital Alto. Su bodega, como la de los demás que tienen su producción en Telde, es modesta, pero están ahí reivindicando sus singulares vinos como caldos a tener en cuenta en la mesa.

Su abuelo, Juan Peñate Martín, emigró a Cuba dos veces para poder reunir el dinero necesario (las 7.015 pesetas que le pedían) con el que comprar el cortijo de La Rocona. Plantó viña (además de producir papas, cebada, trigo o arvejas) y su nieto relata como curiosidad que en la bodega del abuelo se elaboraba un vino que, a veces, era “lo único que podía ofrecer a caminantes sedientos que, pasando por delante, hacían la ruta desde San Mateo a Telde por el camino real y sólo pedían un poco de agua”.

Un cultivo que no se ha recuperado, pero mantiene en el municipio vestigios de su importante presencia en forma de un interesantísimo patrimonio hidráulico e industrial que se ha ido restaurando en los últimos años, es el de la caña de azúcar. Así, el valle de Jinámar –que sigue celebrando en diciembre su antigua Fiesta de la Caña Dulce– contiene “uno de los bienes patrimoniales hidráulicos más interesantes de Canarias”, una espectacular noria del siglo XIX de una gran hacienda que la cultivaba, “sobre una curiosa torre de planta octogonal, en cuya planta superior, para elevar el agua del pozo, [se] instaló un malacate con bombas de pistón, accionado por bestias” describen el historiador Francisco Suárez y el arquitecto Jorge Manzano. Más cerca de la propia ciudad de Telde, otro elemento arquitectónico de interés, también del siglo XIX, es la Máquina de Azúcar (como se conoce a la destilería que elaboraba el Ron de Telde hasta 1990).

Pero Telde, que ofrece en sus muchos restaurantes –también en los barrios en primera línea de costa– una exquisita cocina con producto local y, especialmente, pescado (¡no deje de probarlo!), es referencia en la investigación por el Instituto Canario de Ciencias Marinas (ICCM) que tiene sede en Taliarte, donde se investiga en biología pesquera y en el cultivo de especies de peces y mariscos, tanto para un sostenible aprovechamiento de los recursos de sus aguas como para la acuicultura.

¿Le interesa visitar el Yacimiento de Cuatro Puertas en Telde?
La empresa Caneducam le ayuda a viajar al pasado, al tiempo de la antigua Canaria.
Más información en discovertelde.com


¿Quiere conocer el proceso de producción del Aceite de Oliva?
El Centro Ecológico Los Olivos, en Telde, oferta visitas guiadas a su finca, donde muestran el proceso de elaboración del aceite de oliva. Producen aceitunas de forma ecológica y dan a conocer su almazara y su bodega.
Más información: Centro Ecológico los Olivos